martes, 16 de agosto de 2016

Ya no soy tu Margarita

Ahora me llaman Margot o, mejor dicho, me llamo a mí misma. Se dio vuelta la tortilla, che, dejé de tenerme pena y mendigar. Le digo que no quiero sus migajas. Y no entiende nada, por supuesto.

Lunes por la madrugada...

Yo cierro los ojos y veo tu cara
que sonríe cómplice de amor...