sábado, 13 de agosto de 2016

Mis nostalgias de sus norecuerdos

La venía mirando en jugueterías desde que tuve nieta: Una tortuga rosada con casita y colita que se estira y suena como cajita de música. Magdalena la tenía cuando era chica y enseguida quise conseguirla para Milena. Ayer la compré finalmente y se la dejé a Magda en el escritorio, yo toda emocionada de que la viera. Cuando llega del laburo le digo: "¡Viste lo que le compré a Mile?" Sí, me dice, y nada más. "Es igualita ¿viste?", insisto. "¿Igualita a qué?", me dice partidora de corazones maternos. No se acordaba. Todavía no me puse a buscar foto vieja que acredite que no me lo soñé o que la tortuga era otra... con casita amarilla y formas geométricas para meter adentro...????? Estoy muy confundida...

Lunes por la madrugada...

Yo cierro los ojos y veo tu cara
que sonríe cómplice de amor...