domingo, 28 de agosto de 2016

Vamos, hijo, y no olvides traer la pena

A VECES ME SIENTO CON MI MADRE.





A veces me siento con mi madre en la puerta
a ver pasar los coches
y el aire de la tarde
conversamos de nuestras pequeñas esperanzas
nuestras mutuas traiciones
o mirando nubes
descubrimos
un camello
una fuente
un espacio de verdad poderoso.
Vamos, hijo,
me dice antes de salir
y no olvides traer la pena
ella es una persona torpe
a quien la vida le ha tomado el pelo
entre nosotros
íntimamente
confiamos en la melancolía.
Me han pasado cosas en la vida
milagros, mezquindades, música
sin embargo
en esos momentos
sé que no he nacido
nacer es un largo trabajo violento
afuera del silencio de mi madre.



Alejandro Schmidt

Lunes por la madrugada...

Yo cierro los ojos y veo tu cara
que sonríe cómplice de amor...