miércoles, 10 de agosto de 2016

No quiero ser mala pero el veneno me resbala por los colmillos

Qué gracia me da la gente que sabe que ha sido muy soreta conmigo y para congraciarse trata de adularme, hasta de repetir las cosas que yo digo, como de parecerse a mí o disfrutar de las mismas cosas, como si a mí me gustara ver delante mío un clon o necesitara que me anduvieran chupando las medias.

Lunes por la madrugada...

Yo cierro los ojos y veo tu cara
que sonríe cómplice de amor...