domingo, 24 de abril de 2016

Shame, deseos culpables

Ya la había visto, en la clínica cuando me operaron y no me había gustado. Pero cuando Netflix nos la recomendó a continuación pensé que era la peli con sexo que estábamos buscando. Claro, me tuve que comer todas las gastadas con la poronga que cuelga cuando el que pedía porno era él. Igual sirvió para que me diga que no es lo mismo cuando lo hacés "por amor o algo así" que cuando pagás. Él "estaba nervioso" con la chica que invita a salir pero se garcha sin problemas a la prosti.

Lunes por la madrugada...

Yo cierro los ojos y veo tu cara
que sonríe cómplice de amor...