domingo, 10 de abril de 2016

Bitten

Serie nueva (para mí), malísima pero me clavo entre dos y cuatro capítulos por noche. De hombres lobos pero lo novedoso es que hay mujer lobo. Mucho músculo, mucho chico que se casa la camisa, mucho sexo humano (los lobitos son tan de goma que ni correr ni coger pueden). Resulta que estos personajes usan ropita tan linda que para transformarse se ponen en pelotas (la luna no decide nada) y sus desnudos ocupan un alto porcentaje del capítulo. Transformados son más patéticos que los lobos de Crepúsculo: muñecos de peluche apelmazado que un nene espástico mueve por el pasto.

Lunes por la madrugada...

Yo cierro los ojos y veo tu cara
que sonríe cómplice de amor...