martes, 1 de marzo de 2016

Más negro que la noche


La combinación de casona heredada, ama de llaves tétrica, infancia perdida en la memoria, gato misterioso, banda de amigues merqueros, espejos empañados y caras de loca hacía difícil decidir si se trataba de una comedia, una parodia o una peli de terror terror. Bueno, un poco de todo, muy buenas dosis de todo, y la alegría de la venganza por amor y la maravilla de esas imágenes tan rápidas que de verdad no sabés si son restos en el rabillo del ojo, en la pesadilla propia o ajena, en la memoria de las paredes de la casa. Me encantó.

Lunes por la madrugada...

Yo cierro los ojos y veo tu cara
que sonríe cómplice de amor...