miércoles, 30 de septiembre de 2015

Eating Out: Drama Camp

A continuación de Los amores imaginarios, recomendada por Neflin mismo, mucho cine queer. Muy graciosa, ingeniosa, dulce. Anécdota boluda de grupo que va a un campamento para hacer teatro pero con personajes geniales y cuyos conflictos de comedia muestran conflictos generales y tan poco solucionables que el final feliz te llena de alegría: sin celos, sin egoísmos, sin prejuicios, sin menosprecio: pasar por hetero, ser metida en la pieza de los varones porque se está en transición, esperar que el otro te deje porque te da pena terminar. Aplausos para el director del campamento que no cogía hacía siete años y medio.


Los amores imaginarios

Les amours imaginaires. Un placer, una dulzura en francés. Me la habían nombrado en mi seminario queer y cuando la vi de oferta me tenté. Me encantaron los tres personajes amigos, él y ella tan enamorados del tercero que ni los registra. Los pequeños gestos, las maldades chiquitas, los detalles de ansiedad, de ilusión, las piñas sobre el colchón de hojas, el final en paralelo con el inicio.

Me levanté ojeada che

Por tirar tanto del hilo ya no pude desatar los nudos que amarraron la tristeza.

Primera clase de canto


Una maravilla. Salí mansita mansita, re relajada. Todas las paulas que fui me agradecen haberles por fin dado bola con esto que tanto les gustó siempre.



Repertorio: Armé mi primer lista de 10 canciones. Sí, hay Gilda.



Qué difícil es lo de la respiración conciente. Y relajar el cuerpo, el cuello y la cara. ¿También tengo que dejar de fumar?



Primero que nada vamos a trabajar mi versión de Pedro canoero. Amo el chamamé y esta canción en particular porque tiene río y melancolía y vida desperdiciada y duende, pero (no le cuenten a nadie) también porque cuando la canto pienso en Pedro Mairal y en el Chango Spasiuk (sí, los dos juntos)

No engancharme en sus jueguitos

Él, que nunca tiene crédito, me manda dos mensajitos para decirme que llamó a mi casa "con miedo" porque "la otra vez" lo atendió un tipo. ¿Me está cachando?

Proteste compañero

Ileana Lanza
merece.
Proteste compañero cuando sus amigos tratan a las mujeres como putas, locas o histéricas.
Proteste compañero cuando sus amigos piensan que el lugar de la mujer es el que la tradición y la injusticia le ha otorgado.
Proteste compañero cuando su hermana no recibe todos los beneficios familiares que usted sí, en órdenes prácticos de la vida cotidiana.
Proteste compañero frente a la creencia de que la historia sólo la hicieron los hombres (aunque sí la escribieron).
Proteste compañero cuando a su hija le pasan todas estas cosas.
Proteste compañero cuando recibe halagos por el simple hecho de ser varón.
Proteste compañero cuando su madre es quien se sigue encargando de la organización del hogar, las tareas domésticas, como cuestiones fijamente consignadas.
Proteste compañero cuando percibe que goza de los beneficios de ser varón mientras una compañera está remando para alcanzar la misma situación. Y usted lo ve, claro que lo ve.
Proteste compañero cuando observa que están tratando de objeto a una compañera.
Proteste compañero cuando todo lo que se valoriza de una mujer entra en la matriz linda-fea.
Proteste compañero por haber nacido poderoso aunque usted no pidió dicho poder.
Proteste compañero por ser usted mismo víctima y victimario de ese poder.
Proteste compañero por la muerte de tantas mujeres en manos de tantos varones.
Proteste compañero al ver el cuerpo de una compañera expuesto como carne de matadero.
Proteste compañero contra usted mismo, cuando piensa que el placer sexual es más importante para usted que para su compañera.
Proteste compañero, porque nosotras y nosotros estamos protestando, y no como una forma de atacarlo a usted, si no a sus privilegios. Ceda y no se sienta menos hombre, sino más compañero."

lunes, 28 de septiembre de 2015

100 megustas en la página de Amanda Oparupí


Guadalupe Gaitán y 64 amigos más

Monstruosa

Hoy estoy monstruosa: las manos y las piernas se me ramifican, el pelo me repta por la almohada, no logro cortar mis cabezas sin que nazcan tres nuevas, la piel se me escama, escupo fuego.

Tanto buscar mi potus y estaba ahí

Él es el potus que tanto busqué: Como hombre es repulsivo, dañino, contraproducente, despreciable, pero como potus es perfecto: Lo ponés ahí no más, ni al sol ni a la sombra, lo regás, lo dejás que brote cuando quiera o que se seque si tiene ganas, total ponés otro o le sacás un gajo para replantar, le limpiás las hojas cuando se te da la gana, no esperás flores.

Rafa alunado con madre despistada

Voy a la pieza de mijito menor y le digo Qué hacé, a qué hora llegaste anoche que no te escuché. A la una, me dice, te avisé. Ah, le digo, ¿y yo te contesté dormida? Sí, me dice. Ah, le digo,ni me avivé. ¿Estuvieron mirando la luna?, le pregunto. Sí, me dice él con paciencia, lo mismo me preguntaste cuando llegué anoche, me recuerda.

La prostitución es una institución fundamental en el orden de género

La prostitución: ¿abolir o regular? Un giro en el debate

Beatriz Gimeno 

03/03/2013
Hace un año que publiqué mi libro sobre la prostitución. Como he explicado en varias ocasiones, lo publiqué preocupada por lo que yo entendía necesidad de algún tipo de pacto de mínimos entre las llamadas abolicionistas y regulacionistas en aquellos asuntos en los que ambos sectores del feminismo pudieran tener en común: lucha contra la trata, o reconocimiento de derechos humanos a las mujeres que se dedican a la prostitución.
Pensaba que la incomprensión entre las dos partes se debía a un debate mal planteado en el que siempre terminaban imponiéndose soluciones antifeministas.
Me preocupaba mucho también que por lo que yo considero argumentos erróneos del discurso abolicionista, éste no llegue a la gente con toda su potencia emancipadora, especialmente a las feministas radicales más jóvenes. Desde mi punto de vista, hay críticas fundadas que hacerle: sobre todo que al menos en su parte institucional no parece haber recogido nada de las aportaciones que a la teoría feminista ha hecho la teoría queer. Yo misma no me reconozco como una abolicionista clásica y tampoco me identifico con lo que suele presentarse como el discurso abolicionista tradicional. Así que cuando comencé a escribir el libro esperaba ser capaz de aportar una nueva manera de debatir la cuestión, que entre todas las feministas fuéramos capaces de abordar la enorme complejidad del asunto y que fuéramos capaces también de hablar de cuestiones que a veces permanecen ocultas, que fuéramos capaces de hablar de sexualidad, de poder, de desigualdad, de libertad, de dolor humano, de pobreza o de injusticia; que pudiéramos matizar algunas opiniones o de asumir que según cambia la sociedad los debates que se dan en su seno tienen que cambiar también.
Esperaba que el debate posterior a la publicación de mi libro me ayudase a definir mejor mi propia posición puesto que yo misma estaba llena de dudas.
Durante los cuatro años que duró el estudio previo a la redacción del libro leí casi todo lo escrito sobre prostitución y después de la publicación, en este año, he dado charlas, conferencias, cursos; he escrito artículos, he participado en debates con todo tipo de personas relacionadas con la prostitución de una manera u otra.
Finalmente es verdad que el debate suscitado por la publicación del libro me ha ayudado a matizar algunas posiciones y a fijar otras, pero lo ha hecho al contrario de lo que esperaba y, en contra de lo que escribí antes de estudiar a fondo la cuestión, ahora pienso que el debate entre las posiciones regulacionistas y abolicionistas sí es irreductible y me temo que lo va a seguir siendo. No es posible acercar posiciones, ni debatir, ni encontrar ningún terreno común porque no lo hay, pero es el sector regulacionista -en contra de lo que pensaba- el que se ha mostrado más impermeable a entablar un debate sosegado y abierto a la posibilidad de escuchar los argumentos contrarios y a reflexionar sobre ellos sin prejuicios. Yo estoy más que dispuesta a cuestionar los míos siempre que la discusión se produzca entre personas con las que comparto algún planteamiento de partida o llegada.
Asumiendo de principio que estoy generalizando y que he encontrado, por supuesto, regulacionistas abiertas a un debate franco y abolicionistas maniqueas y rígidas, tengo que decir que desde el lado abolicionista han surgido voces que han discutido muchas de mis afirmaciones con dureza, pero que las han debatido abierta y francamente; desde este lado siempre me he encontrado con personas dispuestas a debatir todo lo relacionado con la prostitución como parte de un proceso que no está cerrado y cuya complejidad admiten. En cambio, por el lado regulacionista me he encontrado con que el argumento fuerte es un discurso insultante contra toda la que mantenga posturas contrarias. No hay matices, ni sombras, ni duda de ningún tipo. No hay artículo o libro regulacionista que no comience con una descalificación completa de un discurso adscrito al abolicionismo y que ya no es mayoritario pero que intentan a toda costa hacer pasar por tal; quizá este haya sido su mayor éxito.
Gracias a la publicación de mi libro he tenido ocasión de conocer a muchas personas, hombres y mujeres, que desde lo que se conoce como abolicionismo, trabajan y militan en asociaciones que a su vez trabajan directamente con prostitutas. Lo cierto es que el discurso y las opiniones de la inmensa mayoría de estos grupos y de las personas que trabajan en ellos no es en absoluto moralista, no juzgan a las prostitutas, no intentan apartarlas de la prostitución, no creen que ésta deba prohibirse ni perseguirse y se oponen a cualquier ordenanza, ley o reglamento que intente criminalizarlas, como las cada vez más frecuentes ordenanzas antiprostitución que emanan de muchos ayuntamientos. La mayoría ni siquiera están de acuerdo tampoco en que se multe al cliente porque piensan que eso va a redundar en una mayor vulnerabilidad de las prostitutas. Estos grupos trabajan activamente porque estas mujeres vean reconocidos sus derechos, uno de los cuales es prostituirse si esa es, por las razones que sean, su elección; aunque sí, se oponen a la regulación con argumentos razonables que todas las feministas deberíamos ser capaces de discutir. Estos grupos o personas, además, se esfuerzan en visibilizar, denunciar y combatir la trata. Estas personas, estas asociaciones conocen de cerca la trata de mujeres, las condiciones en las que estas mujeres son traídas a España o a Europa, las violaciones de sus más básicos derechos humanos que sufren cada día, y se enfrentan a la policía que las persigue, a los políticos que no hacen nada, a los proxenetas, delincuentes, violadores y torturadores de estas mujeres, sabiendo que aquí, de lo que se trata es de una cuestión de desigualdad estructural de género, de pobreza femenina, de injusticia económica global. Defienden a estas mujeres y sus derechos, y están convencidos de que regular una institución destinada a reasegurar el patriarcado no haría sino legitimar éste y, además, no redundaría en ningún beneficio para las propias mujeres.
La imagen del abolicionismo como un sector del feminismo moralmente conservador, que pretende criminalizar a las prostitutas, que no habla con ellas ni las respeta, es una imagen interesadamente sesgada y que no es cierta. Es cierto que existe este abolicionismo que no ha cambiado su discurso en décadas y hace un flaco favor a su causa cuando se empeña en seguir centrando el debate en la cuestión del consentimiento, si es o no un trabajo o si la prostitución es siempre violencia. Esas no son las cuestiones fundamentales, a mi entender. Pero lo cierto es que ni las asociaciones que trabajan con prostitutas, ni muchas investigadoras o teóricas, siguen ya por ese camino. Cualquier crítica a la prostitución tiene que trascender los motivos personales de estas mujeres para centrarse en la institución prostitucional, pasa por historizarla y por señalar qué papel juega hoy en el patriarcado y el capitalismo contemporáneo, a qué intereses sirve.
Cualquiera que haya hablado con prostitutas sabe que la prostitución puede ser elegida entre otras opciones; que dicha elección no siempre es producto de la violencia ni se mantiene con violencia, y que algunas personas que se dedican a dicha actividad la consideran su trabajo. Estas mujeres merecen respeto y el pleno disfrute de sus derechos. Y dicho esto, ahora debemos pensar en la prostitución como institución política. Para ello hay que politizar la sexualidad, la construcción del deseo, la subjetividad sexual, las prácticas sexuales hegemónicas, la sexualidad binaria y jerarquizada, la construcción ideológica de lo que se conoce como necesidades sexuales masculinas… ; vamos a debatir acerca de su función como institución encargada de disciplinar el deseo y los cuerpos masculinos, vamos a estudiar las consecuencias que tiene en la idea de la igualdad, vamos a problematizar incluso la definición de “libertad” que estamos usando (porque estamos usando una definición completamente liberal de la misma); vamos a discutir qué función juega la institución prostitucional en el mantenimiento del orden de género; qué papel juega en la ideología patriarcal. Vamos a historizar la prostitución y así sabremos que en contra de lo que se suele decir, la prostitución ha estado regulada casi siempre; que los sectores más conservadores no sólo no la han criticado, sino que la han apoyado, mantenido y promocionado; que la prostitución es una institución fuertemente cohesionadora del orden social establecido y como tal ha sido siempre utilizada por el poder, que jamás ha sido una institución cuestionadora de este orden, como pretenden hacernos creer. Sabiendo esto vamos a debatir las consecuencias para las mujeres (para las prostitutas y para las no prostitutas) de la regulación, vamos a estudiar las consecuencias que ha tenido históricamente estas regulaciones, vamos a estudiar sin prejuicios las diferentes regulaciones que ya existen y también vamos a plantear alternativas a la legitimación de una institución creada por el patriarcado para contribuir a la dominación de las mujeres. Y vamos a debatir también cómo mejorar las vidas de estas mujeres, cómo defender sus derechos, como luchar contra el estigma.
La prostitución es una institución fundamental en el orden de género y, como tal, afecta a todas las mujeres por lo que como feministas es una cuestión que nos importa y nos tiene que importar. Pero el debate, sea cual sea, tiene que hacerse con ellas, por supuesto, con las mujeres que se dedican o que se han dedicado a esta actividad. El regulacionismo nos acusa de no escuchar a las prostitutas, lo cual tampoco es verdad, como he tenido ocasión de comprobar en este año. Aunque es cierto que cada sector del debate tiende a ignorar las voces de aquellas prostitutas que no les dan la razón, lo cierto es que es una gran parte del sector abolicionista ha ido variando y matizando su postura inicial desde la defensa de la criminalización de la actividad hasta las posturas actuales de no intervención legal en la propia transacción económica (aunque sí en la cultura de la prostitución); este cambio de postura se ha producido debido en gran medida al trabajo con prostitutas que no quieren abandonar su actividad. El regulacionismo no quiere escuchar a ninguna prostituta que no diga lo que quieren escuchar y desprecia así muchas experiencias de sufrimiento. ¿Pueden hablar las sometidas?; preguntan, ¿las subalternas? Pues al parecer sólo si éstas dicen lo que las regulacionistas quieren oír porque si son mujeres que manifiestan haber sido raptadas, violadas, torturadas, golpeadas y obligadas a prostituirse contra su voluntad, entonces el regulacionismo suele manifestar cierto desdén hacia estos testimonios; hace lo posible por minimizarlos. Cuando las abolicionistas abandonaron la cuestión del consentimiento y comenzaron a centrarse en la trata, entonces el regulacionismo comenzó a denominar a los nuevos argumentos “el enfoque trafiquista” y se embarcó en un proceso en el que es bastante perceptible la banalización y minusvaloración de aquella. Fue muy importante para mí conocer a activistas prostitutas fuertemente contrarias a cualquier regulación con argumentos ofrecidos desde su experiencia y que tampoco escucha el regulacionismo. Así que finalmente. ¿Hay que dar la voz a las prostitutas? Obviamente sí, pero a todas.
Deberíamos debatir también sobre el papel que juega la mega industria de la prostitución en el capitalismo global; sobre qué significa que la mercantilización de todo haya llegado plenamente al cuerpo: no sólo sexo, sino también semen, sangre, órganos, úteros… ¿Podemos hablar sobre eso o todo en esta mercantilización es, sin más discusión, un magnífico avance de la libertad y de los derechos humanos? ¿Hay que aceptar que todo es susceptible de ser convertido en mercancía sin poner ningún límite? ¿Por qué es un avance que el cuerpo sea mercancía? Se nos dice, al más puro estilo liberal, que las mujeres deben poder beneficiarse de la consideración de sus cuerpos como un bien en el mercado de trabajo. No sólo estamos de acuerdo en que es algo que las mujeres pueden vender, sino que el problema es que, muy a menudo, es lo único que pueden vender y, a menudo también, lo que se ven obligadas a vender. No entiendo cómo puede cuestionar el orden social lo que ha sido creado por este mismo orden para asegurarse y afirmarse y no veo que sea progresista defender como un derecho lo que, en realidad, es una obligación patriarcal ya que ha sido el patriarcado el que ha condenado históricamente a las mujeres a no disponer más que de su propio cuerpo para venderlo en el mercado de trabajo o bien para enajenarlo en el matrimonio, únicas manera de supervivencia para las mujeres hasta prácticamente el XIX.
En las últimas décadas la prostitución ha cambiado de comercio particular a industria global. Mi convicción es que hoy es una institución muy distinta a la que era hace 50, 100 o 500 años porque es una institución con un gran poder de adaptación. Creo que hoy se configura como un ámbito de resistencia patriarcal a los avances del feminismo. La prostitución es necesaria cuando hoy el feminismo está cercando ciertos aspectos, al menos los más evidentes, de la masculinidad tradicional y patriarcal, y a ésta sólo le queda este espacio como refugio en el que poder desarrollar su irrenunciable performance de las relaciones de género jerarquizadas; en el que poder reforzar una masculinidad que ya no es fácil encarnar en otros ámbitos sociales, familiares o políticos. Por eso, para el patriarcado, la prostitución es hoy más necesaria que nunca y por eso no es posible pensar/hablar/debatir sobre ella sin plantearse a quién sirve, para qué es funcional, para qué se creó, quién está interesado en mantenerla, que desafía realmente y qué mantiene, cómo se construye, etc. Y esto no desdice ni contradice el derecho de cada una a hacer lo que quiera, a intentar huir de la pobreza como pueda, a ganarse la vida como quiera o pueda. La crítica a las instituciones sociales o políticas no es incompatible con respetar la libertad personal; el trabajo para el cambio social no pasa por reprimir, ni vulnerabilizar a personas vulnerables. De todo eso es de lo que yo quería hablar. Y eso es lo que quería hacer con mi libro y lo que he podido hacer sólo en parte.
Beatriz Gimeno es una respetada activista por los derechos LGTB  y fue presidenta de la FELGTB de 2003 a 2007
Fuente:
http://www.feminicidio.net/noticias-de-asesinatos-de-mujeres-en-espana-y-america-latina/editorial-actualidad-opinion/4311-la-prostitucion-un-ano-despues-.html

domingo, 27 de septiembre de 2015

Tenemos ciclo de poesía

Milena bailarina

Chrissy Butler

Vale y el Mono Armado en la Biblioteca Nacional

Hay que aprender a compartir(me)

No puedo quererte porque no me dejás que quiera a todo el resto del mundo al que siempre quise tanto.



Siempre dije: el que me da a elegir pierde: soy mujer de muchos amores, aunque me acueste solamente con vos.



Soy físicamente monogámica, pero seguro que es un prejuicio, un resabio de mi mala educación sentimental, e ideológicamente promiscua.



Sobre mi cama: Demitrópulos, Saer, Feiling, Schweblin, Figueras, Roffé, Heker, Ospina. Si no te gusta esta promiscuidad, acostate con otra.



¿Celoso? Uf, ya deberías haber aprendido que no te conviene competir, perdés siempre, mejor unirte a mis amores de toda la vida.


No soy una figurita que se canjea. No quiero que sean mi figurita difícil. Dejémonos de coleccionar traumas infantiles.



¿Por qué tengo que perder tanto para tenerte?




Me consuela de haberte perdido pensar en todo lo que gané a cambio.

Silvana y la vida cotidiana

Me falta la Silvana Albertina Oyarzabal para resumir, analizar, teorizar, hipotetizar, reorganizar y mandar a la mierda la vida cotidiana cada 12 hs como mínimo.

viernes, 25 de septiembre de 2015

Ataques de amor amor

Me amo cuando logro amar mis ataques de amor. Mis emociones violentas, digo: pasionales pero no destructivas. Es como una ola que cubre y arrebata mi cuerpo y el ajeno. Y ojo que no me dan por una sola persona, ni siquiera por un hombre, ni siquiera por el boludo único que todas conocemos. Es amor del grande.

Día Diosa

Hoy tengo un día Diosa, me encanta tener un día Diosa, sobre todo después de tener un día Mendiga. En mi día Diosa me siento divina y ando por ahí con cara de "vení al pie, chorlito, vení".

Primer capítulo de Supernatural

Genial verlo ahora y prometerme seguir el hilo de las nueve temporadas en vez de ir a los saltos por capítulos encontrados aquí y allá no sé cuándo ni cómo. Me encantó el deseo de "normalidad" del hermano menor, el echarle en cara al mayor que no se acuerda de su madre muerta y que la cruzada del padre por encontrar qué la mató no tiene nada que ver con su vida. Lástima que siempre haya que partir de cuerpos de mujeres muertas.

Todo sobre mi madre, de Pedro Almodóvar

"Una es más auténtica cuanto más se acerca a lo que soñó de sí misma", dice La Agrado mientras enumera costo y cantidad de cirujías en su cuerpo. Es el espectáculo que ella ofrece para reemplazarla función que no puede darse porque las actrices están internadas porque han intentado matarse una a la otra. Y ante la promesa de recibir de regreso el dinero de la entrada o quedarse a escuchar la narración de la vida de la travesti, algunos espectadores se levantan y la mayoría aplaude y sonríe. Maravillados, identificados, igual que yo de este lado de la pantalla.

Días feítos

Hola amiguitos!

Perotá Chingó para mi repertorio

"Un día nos encontraremos en otro carnaval, tendremos suerte si aprendemos que no hay ningún rincón, que no hay ningún atracadero que pueda disolver en su escondite lo que fuimos."

Tal vez esté enganchado un surubí


TRASNOCHADOS ESPINELES - Galopa

Letra y música: Cholo Aguirre

Yo que estuve en Paso de la Patria
donde el cielo está en la copa
de los árboles en flores.
Pude ver de cerca la esperanza
dibujándose en el rostro
de los pobres pescadores.

LLevan a flor de agua su cantar
no ambicionan mas que su existir.
Siglos recorriendo sin laureles
trasnochados espineles
encarnados con patí...

Cuidado el aparejo pescador
tal vez esté enganchado un surubí
...qué ganas de gritar
que yo también nací
en la ribera azul del Paraná.

Salta juguetón algún dorado
espejismo de oro y plata
por la magia del verano.
Toque de misterios en el río
cuando llega sobre el eco
cabalgando un alarido.

Suena un acordeón en chamamé,
Paso de la Patria guaraní:
Mi cantar en suma es elocuente
si usted nunca fue a Corrientes
no conoce mi país.

Cantantes varios por Lupe

Chavela, Lila Dows, Joaquín Sabina, Jesuza Rodriguez y Liliana Felipe, Mercedes Sosa.


Lunes por la madrugada...

Yo cierro los ojos y veo tu cara
que sonríe cómplice de amor...