lunes, 25 de noviembre de 2013

No son mujeres

«Sería impropio decir que las lesbianas viven, se asocian, hacen el amor con mujeres porque la mujer no tiene sentido más que en los sistemas heterosexuales de pensamiento y en los sistemas económicos heterosexuales. Las lesbianas no son mujeres».”


Monique Wittig

domingo, 24 de noviembre de 2013

Imaginando culturas en Hurlingham

L inconnu de lac

ATADURAS Y ESPOSAS INVISIBLES


crítica de El desconocido del lago | L’inconnu du lac, Alain Guiraudie, 2013



Muchas veces el cine se crece cuando debe luchar contra determinadas limitaciones o adaptarse a ciertas imposiciones. No es casualidad, por tomar un ejemplo cercano, que las comedias más logradas en su acidez y crítica social se produjeran en nuestro país durante el franquismo, sorteando la censura mediante el subtexto, las elipsis, el simbolismo u otro tipo de habilidades cinematográficas. La censura también existía por aquel entonces en Hollywood, y con ella tuvo que enfrentarse de una forma patente Alfred Hitchcock. Su forma de entender el cine le empujaba a realizar películas caracterizadas por una alta dosis de suspense e intriga pero también una pequeña dosis de erotismo, la cual debía sin embargo ocultarse o plasmarse con cuentagotas. Con la abolición del código Hays tuvo lugar cierta liberación al respecto, aunque naturalmente las constricciones no han desaparecido, ya sean impuestas por productoras o por otros medios, por mucho que ya no se encuentren catalogadas en un listado de reglas. De hecho, a veces son los propios cineastas los que optan por trabajar bajo un contexto estricto de restricciones, precisamente para estimular su creatividad y superar un desafío concreto. Las cosas pues no han cambiado tanto y la sombra de Hitchcock es alargada. Si El desconocido del lago (L’inconnu du lac, 2013) muestra en unos parámetros que no pueden ser más explícitos lo que el maestro del suspense a menudo se veía forzado a dejar turbadoramente implícito, su director Alain Guiraudie se autoimpone por otro lado una serie de condiciones en lo que respecta a sus actores, su historia y la localización en que la misma transcurre.

En efecto, estamos ante un relato homosexual en el que todos los personajes son masculinos, reunidos todos ellos en un lago por lo demás desierto y en sus boscosos alrededores. En ellos es donde toma cuerpo un drama que nuevamente mezcla el thriller y la sexualidad, con el protagonismo de un joven llamado Franck que se enamora de ese desconocido del título, Michel. Éste último tiene ya un amante, pero una noche en la que cree estar solo con él y ambos están nadando en el lago, Michel lo asesina ahogándolo en el agua. Y la fijación que Franck siente por él le conduce a presenciar el crimen escondido entre los árboles cerca de la playa. El acontecimiento marca pues el gran punto de inflexión de una historia que hasta entonces evocaba cierta capacidad intimidatoria por la presencia de unos hombres anhelantes aunque pasivos, pero que se centraba más bien en el comportamiento despreocupado de Franck y en sus conversaciones amistosas con el menos agraciado Henri, el único hombre de la función que no se desnuda. A partir de entonces, por tanto, se introduce más claramente el género policiaco con algunos de sus elementos típicos, como la llegada de un sereno y encorvado detective y las preguntas que va formulando a Franck y Henri, principales sospechosos del fallecimiento no resuelto. Y con ello la inquietante intensidad de la narrativa va en aumento, aunque la misma es intencionadamente básica, no solo por sus reducidos personajes y su decorado único, sino por las simples motivaciones que empujan a aquellos, los diálogos casuales y tranquilos que intercambian y la progresión dramática que dibuja, hacia un provocador desenlace que mezcla el deseo y la muerte.

El desconocido del lago (L'inconnu du lac)

En su relación con ese hombre apuesto pero enigmático, que va más allá de la simple satisfacción sexual con la que los demás nadadores y paseantes se conforman, Franck se debate efectivamente entre el deseo y el miedo, dualidad que está presente en toda la película. Sus planos a menudo largos y fijos nos muestran a estos hombres desde una perspectiva de recelo y suspicacia, construyendo una intimidación y una tensión latentes como ya hemos dicho en todo el metraje. Guiraudie explota pues al máximo las cualidades hipnóticas de este enclave idílico, repitiendo motivos visuales como el apartado lugar donde se aparcan los coches, usando la vibración del follaje o el leve oleaje del lago causados por el viento para acomodar las elipsis de una narrativa que transcurre a lo largo de unos días y también para reflejar la tumultuosa pasión que late en las venas de sus personajes. Estos como también hemos adelantado aparecen a menudo desnudos, con todos sus atributos al descubierto, pero la presencia insistente de esta gráfica sexualidad conlleva un creciente desapego hasta evitar toda distracción al respecto, consiguiendo algo tan difícil como que uno se acostumbre y casi se olvide de que estos hombres bien dotados están completamente desnudos, incorporando y entendiendo entonces sin tapujos su desinhibida manera de ser. Además, los dos protagonistas Pierre Deladonchamps y Christophe Paou, que interpretan respectivamente a Franck y a Michel, aseguraban verlo justificado y necesario, aunque el primero también mencionaba en la misma entrevista que la falta de ropa es un vestuario más, de lo cual deducimos su realismo y a la vez su intención artística. En cualquier caso tal circunstancia no obstaculiza la labor de unos actores, de pasado más bien televisivo y más bien desconocidos en la gran pantalla, que hacen gala de un talento muy natural en este filme.

El desconocido del lago (L'inconnu du lac)

Por su parte, en otra entrevista el propio Guiraudie comentaba que pretendía unir la sensualidad con el rigor en su visualización de este melodrama tan oscuro como luminoso. Dicha sensualidad trae causa de los elementos narrativos y estéticos ya señalados, pero incluso adquiere más fuerza y deja mayor poso al ser tratada con dicho rigor, referido éste a la precisión con que están colocada la cámara y ajustado el encuadre y a la precisión semejante con que los actores se desenvuelven frente a aquella y dentro de aquel. El máximo control ejercido de esta forma sobre la cinta da lugar a una engañosa serenidad que en realidad tiene el efecto de nutrir y cocer a fuego lento la pasión que se respira en el relato, seduciéndonos con unas imágenes que se suceden con tanta claridad como imperceptibilidad. El mérito fotográfico de las mismas también es atribuible por supuesto a su operadora Claire Mathon, curtida en el provechoso y estimulante mundo del cortometraje, mientras que su paciente y a la vez apremiante ritmo se consigue en gran parte gracias al montador Jean-Christophe Hym, cuya experiencia en el mundo del documental también resulta muy provechosa y significativa en este caso. Estos elementos técnicos además sirven para contraponer la obra de Guiraudie con la de otro “imitador” de Hitchcock con la que se podría comparar: Brian de Palma. El director americano también ha partido de las enseñanzas de su maestro y ha impulsado sus temas de identidad, misterio y sexo, pero lo ha hecho con un barroquismo del que se aleja el director francés. Éste último en realidad desprende una sabiduría y una elegancia más clásicas, sin dar nunca ningún paso en falso y midiendo cada fotograma de una película en apariencia sencilla pero profundamente memorable. ★★★★★

Ignacio Navarro.
enviado especial a Bosnia y Herzegovina | 19ª edición del Festival de Sarajevo | crítico cinematográfico.

Francia, 2013. Director: Alain Guiraudie. Guion: Alain Guiraudie. Productora: Les Films du Worso / M141 / Films de Force Majeure. Fotografía: Claire Mathon. Montaje: Jean-Christophe Hym. Intérpretes: Pierre Deladonchamps, Christophe Paou, Patrick d’Assumçao, Jérôme Chappatte, Mathieu Vervisch. Presentación: Festival de Cannes 2013.



Tomado http://www.elantepenultimomohicano.com/2013/09/desconocido-del-lago-critica-l-inconnu-du-lac.html

E agora? Lembra-me

Una obra maestra a descubrir

Por Diego Batlle



El FIDBA porteño y el Festival de Valdivia programaron E agora? Lembra-me, diario íntimo del portugués Joaquim Pinto (Premio del Jurado y de la FIPRESCI en Locarno) sobre un tratamiento experimental contra el SIDA y la Hepatitis C que durante un año emprendió el propio director. Un hermoso tratado cinéfilo, una gran historia de amor gay y una mirada lúcida e inteligente del mundo.

Muy de vez en cuando el cine nos regala experiencias tan poderosas, descarnadas, viscerales y conmovedoras como E agora? Lembra-me, nuevo film del portugués Joaquim Pinto que se exhibe este jueves 19/9, a las 20, en el Gaumont; y el sábado, a las 19, en el Centro Cultural San Martín, ambas funciones en el marco de la 1ª edición del FIDBA (también se presentará en octubre en el FICValdivia). Desde ya, un consejo a argentinos y chilenos: ¡No se la pierdan!

Primero: ¿Quién es Joaquim Pinto? Se trata de un multifacético artista (actor, editor, camarógrafo, director de fotografía, productor, realizador de ficciones, documentales y animaciones y, sobre todo, eximio sonidista) que trabajó mucho con su mentor Joâo Cesar Monteiro, varias veces con Raúl Ruiz, y con otros autores como Manoel de Oliveira, Werner Schroeter, Joâo Canijo, Joâo Pedro Rodrigues y André Téchiné.

¿Y qué es lo que hace tan especial a este film? El punto de partida es el de construir un diario íntimo para exponer el tratamiento con medicación experimental que el propio director emprendió durante un año en su larga y titánica lucha contra el SIDA y la Hepatitis C (está infectado desde hace casi dos décadas).

Sí, en varios de los extraordinarios 164 minutos de E agora? Lembra-me se habla de (¡y muchas veces se muestran!) infecciones crónicas, cirrosis, virus, bacterias, plaquetas, hemoglobina, inyecciones, píldoras, dolores que aquejan todo el cuerpo, insomnio, picazón, fotofobia y otros efectos colaterales…



Pero quien crea que este film es un mero tratado médico y un bajón deberá saber que estamos ante un relato apasionante, de una inteligencia y una sensibilidad superiores. Pinto se expone en toda su intimidad (puede que haya algo de exhibicionismo) y en toda su dimensión intelectual (por momentos puede pecar de demasiado pretencioso) y el resultado es casi siempre atrapante.

E agora? Lembra-me es también un hermoso ensayo cinéfilo (reivindica a sus héroes y amigos de los años ’70, ’80 y ‘90: Pier Paolo Pasolini, Derek Jarman, Serge Daney y un largo etcétera), una gran historia de amor gay (Pinto vive con su pareja y socio laboral Nuno Leonel), un film sobre viajes, sobre música y literatura, sobre la crisis europea, sobre la relación directa con la naturaleza (ambos trabajan la tierra en una pequeña parcela en las islas Azores), sobre perros y sobre muchas cosas más.

Pinto apela al collage, a un patchwork estilístico que incluye la lectura en off de sus caóticas notas médicas y de citas a grandes autores, una excelente selección musical y, ya en el terreno visual, pasajes en impecable HD y viejos materiales en Súper 8, largas tomas fijas e imágenes aceleradas, animaciones, efectos visuales y miradas al microscopio con las muestras extraídas de su cuerpo. Una película a-lo-Chris Marker mixturada con elementos de la vanguardia y del videoarte que resulta, sí, dura, ardua y hasta por momentos cruel, pero también hermosa y fascinante. Decididamente imperdible.


Tomado de http://www.otroscines.com/columnistas_detalle.php?idnota=7827&idsubseccion=11&PHPSESSID=a35985c603e8380d0ab9c55805be5427

Uy...

...me acabo de sacar las ojotas solamente porque tenía ganas de sentir el piso frío en los pies. Qué loco ¿no?

(Para no creer que me patina ver post anterior)

(Y ya estoy justificándome, larecalcada...!!!!!)

Saber lo que quiero

Me cuesta tanto... Nada filosófico ni decisivo, me cuesta saber si quiero estar sentada acá o afuera, sentada acá o tirada en la cama, leyendo acá o en la reposera, comiendo acá o en lo de mi hermana, comiendo ahora o dentro de un rato.
Vivo pensando en qué será mejor, que "hay que", que necesita-quiere-seleantoja a mis más cercanos, y qué espera cada quien que yo haga y cuándo y cómo.
Espero en día en que pueda moverme, pararme, sentarme, levantarme sólo porque justo se me canta.

Musical con amor

TEATRO
Y un día Nico se fue”, los epítetos del amor


de Osvaldo Bazán y Ale Sergi. Dirección: Ricky Pashkus. Con Walter Quiroz, Tomás Fonzi y elenco. En la Usina del Arte, A.R. Caffarena 1.


POR CECILIA ABSATZ




★★★★★ Cuando parecía que todo estaba hecho en las comedias musicales, Ricky Pashkus logró montar un espectáculo perfectamente original y por demás festivo. Sobre la base de la novela homónima de Osvaldo Bazán, narra la historia de amor de Osvaldo –tan autobiográfica que ni siquiera le cambió el nombre a su personaje– y Nico, un joven que logra despertar su pasión más verdadera y luego, tal como anuncia el título, un día se va.

Todos los personajes que balconean la acción desde un entrepiso son las voces que viven y discuten dentro de su cabeza, las que por momentos lo confunden y por fin le señalan el camino que lo hará feliz. Una historia de amor entre dos hombres en Rosario, antes de que la sociedad reconociera formalmente la dignidad cívica del homosexual, es una aventura de coraje que en este caso está tomada con enorme sentido del humor y sin sombra de la clásica tendencia a la victimización. Al contrario.

En el extraordinario número de la marcha del orgullo gay, ya avanzada la obra, la canción de ríe de sí misma y educa al público con los numerosos epítetos y apelativos del género: “gay, sodomita” –cantan– “trabuco, mariquita, torta, tortillera, maraca, mariquita, travesaño, maricón, trolo, trolebús, rosquete, selamastic, travolta, marchatrás, marimacho, trabucodonosor”, y siguen las firmas. Algunas francamente misteriosas: “Palanca al piso, El cinco de Morón, ¡Huevito Kinder!” La lista es larga y da risa, pero también refleja una historia de maltrato que la pieza recupera para señalar un importante giro de la sociedad. De hecho, en un momento aparece un invitado (María Rosa Fugazot, Julio Chávez, Luciano Cáceres, etc.) que subraya este cambio al leer en voz alta el texto de la ley del matrimonio igualitario.

En la espectacular Usina del Arte de la Boca, esta pieza inauguró una nueva sala, de pequeñas dimensiones y diseño inteligente. Todo es moderno en el musical, comenzando por los protagonistas, que no tienen tradición en el género: Osvaldo es Walter Quiroz, ciertamente parecido a Bazán; y Nico es Tomás Fonzi, que además de bello, baila y canta como el que más.

Los músicos están en escena y las canciones de Ale Sergi –también autor de la pieza junto con Bazán– son preciosas y pegadizas. El mismo Bazán participa de la obra, en una especie de guiño pirandelliano, cuando se niega a cambiar el rumbo del relato. Y las actuaciones son extraordinarias: Angel Hernández, como Cupido, el relator de box Juan José Marco y Denis Smith, como una Berta Singerman interior y la muerte en tacos altos, son algunas de las figuras que se destacan en este notable elenco. Una pieza brillante y audaz que renueva el género musical con las mejores ideas.



Tomado de http://noticias.perfil.com/2013-11-07-40171-y-un-dia-nico-se-fue-los-epitetos-del-amor/

Cine gay por Quintin

Dos de trolos


Publicada en Perfil el 24/11/13

por Quintín



El otro día, ante el diluvio de felicitaciones a Osvaldo Bazán por su obra Y un día Nico se fue, decidí provocarlo en Twitter diciendo que tenía tres razones para no verla: era de putos, era teatro y era musical. Bazán contestó que mis razones eran que soy un prejuicioso, un bruto y un haragán, ante lo que repliqué que iba a esperar a que hiciera una versión en cine, heterosexual y sin canciones. Con ingenio, Bazán liquidó el asunto diciendo: “claro, si lo que importa es el mensaje”, con lo que resumió el trabajo de buena parte de la crítica que explica el arte como una serie de instrucciones para edificar al ciudadano medio.


Desde ya, no está claro qué cosa es el arte homosexual ni si existe tal cosa. De todos modos, se puede decir que en el festival de cine de Mar del Plata que hoy termina hay dos notables películas gay, que lo son de modos completamente opuestos. E agora? Lembra me del portugués Joaquim Pinto es un documental suntuoso que mezcla el ensayo y la autobiografía. Pinto, prestigioso sonidista, productor y director, describe su vida cotidiana, ensombrecida por el sida y, sobre todo, por un tratamiento experimental contra la enfermedad que tiene efectos secundarios aterradores. Pero también bucea en sus recuerdos y habla de su vida en pareja en el campo, rodeado de árboles y perros, mientras la película teje subterráneamente una trama filosófica de la que emerge renovada la vieja oposición entre religión y ciencia. Madura y culta, es impropio decir que esta es una película gay: trata sobre alguien que está casado, que tiene una historia, una profesión y una enfermedad y en la que la orientación sexual del protagonista es un accidente. De hecho, uno de los personajes de la película es una vieja amiga de Pinto que también tiene sida, que se somete al mismo tratamiento y decide abandonarlo.

En cambio, L’inconnu du lac de Alain Guiraudie es una película donde la homosexualidad no es un atributo secundario. Especie de thriller gay, es única en más de un sentido. Se puede decir que es un cuento moral francés, una especie de contracara en ambiente pédé de las disquisiciones sobre el amor de Eric Rohmer. De una limpidez y una elegancia perfectas, transcurre íntegramente en una pequeña playa donde el espacio está dividido en cinco partes: el lago en el que los protagonistas nadan, el estacionamiento en el que dejan sus autos, el bosque en el que practican el sexo, la zona de la arena en la que se hacen los levantes y otra cuyo estatuto es ambiguo e indefinido. En la película no hay mujeres y un personaje pregunta como para que quede claro que, a diferencia de la relación de amor de Pinto, lo que ocurre en ese territorio exclusivo y prolijamente demarcado no tiene equivalente heterosexual, no entra en los planteos humanistas ni está protegido por el paraguas de la corrección política. Humorística y siniestra, juguetona y melancólica, L’inconnu du lac es una investigación sobre el deseo homosexual cuyo objeto es el el verdadero monstruo escondido en el lago. Es una película fantástica, en mi opinión el mejor film gay de todos los tiempos junto con El río de Tsai Ming-liang. Es una buena ocasión para esas encuestas que tanto le gustan a los cinéfilos. No sé cuál será el top ten de Bazán en esta materia.



Tomado de http://lalectoraprovisoria.wordpress.com/2013/11/24/dos-de-trolos/#more-22579

sábado, 23 de noviembre de 2013

Los árboles y tu fecha de nacimiento

YO AVELLANO (lo Extraordinario).. Es una persona encantadora, no pide nada, muy comprensiva, sabe como impresionar a la gente, segura, mente abierta, positivista, activa en la lucha de causas sociales, popular, temperamental y amante caprichoso, sensual y excesivamente apasionado, bello, sensible, honesto y compañero tolerante, con un sentido de la justicia muy preciso.



Diciembre... 12 a 21 - Higuera
Diciembre... 23 a Enero 01 - Manzano
Enero............ 2 a 11 - Abeto
Enero.......... 12 a 24 - Olmo
Enero.......... ........25 a Febrero 03 - Ciprés
Febrero......... 4 a 8 – Álamo
Febrero......... 9 a 18 - Cedro
Febrero....... 19 a 28 - Pino
Marzo........... 1 a 10 - Sauce Llorón
Marzo......... 11 a 20 - Árbol de Limas
Marzo................. 21 - Roble
Marzo......... 22 a 31 - Avellano
Abril............. 1 a 10 - Árbol Rowan
Abril........... 11 a 20 - Arce
Abril........... 21 a 30 - Nogal
Mayo............ 1 a 14 – Álamo
Mayo.......... 15 a 24 - Castaño
Mayo........... 25 a Junio 03 - Árbol de Cenizas
Junio............. 4 a 13 - Árbol Hornbeam
Junio........... 14 a 23 - Higuera
Junio................... 24 - Abedul
Junio........... 25 a 04 - Manzano
Julio.............. 5 a 14 - Abeto
Julio............ 15 a 25 - Olmo
Julio............ 26 a Agosto 04 - Ciprés
Agosto.......... 5 a 13 - Álamo
Agosto........ 14 a 23 - Cedro
Agosto........ 24 a Septiembre 2 - Pino
Septiembre... 3 a 12 - Sauce Llorón
Septiembre.. 13 a 22 - Árbol de Limas
Septiembre.. 23 - Olivo
Septiembre.. 24 a Octubre 03 - Avellano
Octubre......... 4 a 13 - Árbol Rowan
Octubre....... 14 a 23 - Arce
Octubre .......24 a Noviembre 11 – Nogal
Noviembre... 12 a 21 – Castaño
Noviembre... 22 a Diciembre 1 - Árbol de Cenizas
Diciembre...... 2 a 11 - Árbol Hornbeam
Diciembre.... 22 - Haya


ÁLAMO ( la Incertidumbre ) . Es una persona con un alto sentido de la estética, no muy segura de sí misma, valiente sólo si es necesario, necesita rodearse de un ambiente agradable, es muy selectiva, a veces solitaria, muy entusiasta, de naturaleza artística, buena organizadora, intenta aprender a través de la filosofía, confiable en cualquier situación, asume las relaciones muy seriamente.

ABEDUL ( la Inspiración ). Una persona vivaz, atractiva, elegante, amistosa, no pretenciosa, modesta, no le gustan los excesos, aborrece lo vulgar, ama la vida en la naturaleza y la calma, no muy apasionada, llena de imaginación, un poco ambiciosa, crea una atmósfera de calma y satisfacción.

ABETO (el Misterio). Es una persona de extraordinario buen gusto, dignidad, sofisticada, ama la belleza, temperamental, testaruda, tiende al egoísmo pero se preocupa por quienes están cerca, más bien modesta, muy ambiciosa, de muchos talentos, industriosa, amante insatisfecha, de muchos amigos y enemigos, muy confiable.

ARCE ( la Mente Abierta ). Una persona fuera de lo común, llena de imaginación y originalidad, tímida y reservada, ambiciosa, orgullosa, segura de sí misma, con sed de nuevas experiencias, algunas veces nerviosa, tiene muchas complejidades, buena memoria, aprende rápidamente, con una vida amorosa complicada, le gusta impresionar. Debes buscar tener una relación seria que te llene tu vida, eso te haría feliz.

AVELLANO (lo Extraordinario).. Es una persona encantadora, no pide nada, muy comprensiva, sabe como impresionar a la gente, segura, mente abierta, positivista, activa en la lucha de causas sociales, popular, temperamental y amante caprichoso, sensual y excesivamente apasionado, bello, sensible, honesto y compañero tolerante, con un sentido de la justicia muy preciso.

CASTAÑO ( la Honestidad ). De belleza inusual, no desea impresionar, con un desarrollado sentido de la justicia, vivaz, es una persona interesada, diplomática de nacimiento, sin embargo se irrita fácilmente y es muy sensible en compañía, muchas veces por falta de seguridad en sí misma, a veces actúa con sentido de superioridad, se siente incomprendida, ama una sola vez, tiene dificultades para encontrar pareja.

ÁRBOL DE CENIZAS ( la Ambición ). Es una persona excepcionalmente atractiva, vivaz, impulsiva, exigente, no le importan las críticas, ambiciosa, inteligente, llena de talentos, le gusta jugar con el destino, puede ser egoísta, muy fiable y digna de confianza, amante fiel y prudente, algunas veces el cerebro control al corazón, pero asume sus relaciones muy seriamente.

HAYA ( la Creatividad ). Tiene buen gusto, le preocupan las apariencias, materialista, organiza bien su vida y su carrera, es una persona ahorrativa, buen líder, no toma riesgos innecesarios, razonable, espléndida compañera de vida, gusta de mantener la línea (dieta, deportes, etc.)

ÁRBOL HORNBEAM (el Buen Gusto). De una belleza muy fresca, se preocupa por su apariencia y su condición económica, de buen gusto, no es egoísta, vive de la forma más cómoda posible de manera razonable y disciplinada, busca bondad y conocimiento en una pareja emotiva, sueña con amantes inusuales, a menudo es feliz con sus sentimientos, desconfía de la mayoría de las personas, nunca está segura de sus decisiones, muy concienzuda.

ÁRBOL DE LIMAS ( la Duda ). Acepta lo que la vida le da de una manera muy compleja, odia pelear, el estrés y el trabajo, pero le disgusta la pereza y la ociosidad, es suave y sabe ceder, hace sacrificios por los amigos, de mucho talento pero no suficientemente tenaz para explotarlos, se lamenta y se queja a menudo, es una persona muy celosa pero leal.

MANZANO (el Amor). De contextura liviana, mucho carisma, es una persona llamativa y atractiva, de un aura agradable, coqueta, aventurera, sensible, siempre enamorada, quiere amar y ser amada, compañera fiel y tierna, muy generosa, de talentos científicos, vive el día a día, filósofa despreocupada con imaginación. Totalmente despistada.

OLMO ( la Mentalidad Noble ). De figura agradable, buen gusto en el vestir, de exigencias modestas, tiende a no olvidar los errores, alegre, le gusta mandar pero no obedecer, es una pareja honesta y fiel, le gusta tomar decisiones por los demás, de mentalidad noble, generosa, con buen sentido del humor, práctica.

ÁRBOL ROWAN ( la Sensibilidad ). Llena de encantos, alegre, da sin expectativas, le gusta llamar la atención, ama la vida, las emociones, no descansa, e incluso gusta de las complicaciones, es tanto dependiente como independiente, tiene buen gusto, es una persona artística, apasionada, emocional, buena compañía, no olvida.

CEDRO ( la Confianza ). De una belleza extraña, sabe adaptarse, gusta del lujo, de buena salud, es una persona para nada tímida, tiende a ver de menos a la demás gente, segura de sí, con determinación, impaciente, le gusta impresionar a los demás, de muchos talentos, industriosa, saludablemente optimista, en espera el único y verdadero amor, capaz de tomar decisiones rápidamente.

CIPRÉS ( la Fidelidad ). Fuerte, muscular, adaptable, toma lo que la vida tiene para darle, es una persona satisfecha, optimista, ansía el dinero y el reconocimiento, odia la soledad, es una pareja apasionada, entregada y siempre insatisfecha, fiel, no se altera fácilmente, indócil, un poco pedante y totalmente desinteresada.

NOGAL ( la Pasión ). Implacable, es una persona extraña y llena de contrastes, a menudo egoísta, agresiva, noble, de horizontes amplios, de reacciones inesperadas, espontánea, de ambición sin límites, nada flexible, es una pareja difícil y poco común, no siempre agrada pero se le admira, con un ingenio estratégico, muy celosa y apasionada, no se compromete.

OLIVO ( la Sabiduría ). Ama el sol, de sentimientos cálidos y tiernos, razonable, es una persona equilibrada, evita la agresión y la violencia, tolerante, alegre, calma, un sentido bien desarrollado de la justicia, sensible, empática, no conoce los celos, le encanta leer y la compañía de personas sofisticadas.

PINO (lo Particular). Le encanta la compañía agradable, es una persona muy robusta, sabe hacer de su vida algo confortable, muy activa, natural, buena compañía pero no siempre amistosa, se enamora fácilmente pero su pasión se apaga al poco tiempo, no se rinde fácilmente, se decepciona de todo hasta que encuentra su ideal, es de confianza y de carácter práctico.

ROBLE ( la Valentía ). Es una persona robusta de naturaleza, valiente, fuerte, implacable, independiente, sensible, no le gustan los cambios, mantiene sus pies bien puestos sobre la tierra, y gusta de la acción.

SAUCE LLORÓN ( la Melancolía ). Una persona bella pero melancólica, atractiva, muy empática, ama las cosas bellas y de buen gusto, ama viajar, soñadora sin descanso, caprichosa, honesta, puede ser influenciada pero es difícil para convivir, exigente, con buena intuición, sufre en el amor pero a veces encuentra sustento en su pareja. Algunas veces le gusta mentir es bastante amigable

HIGUERA ( la Sensibilidad ). Muy fuerte, es una persona un poco voluntariosa, independiente, no permite las contradicciones o discusiones, ama la vida, su familia, los niños y los animales, un poco volátil socialmente, buen sentido del humor, Tímida pero extrovertida. Gusta de la ociosidad y la pereza, de un talento práctico e inteligencia. Persona muy sensual y atractiva al sexo opuesto. Costa de gran elegancia y porte.

Si el deseo es reprimido

"Si el deseo es reprimido se debe a que toda posición de deseo, por pequeña que sea, tiene motivos para poner en cuestión el orden establecido de una sociedad: no es que el deseo sea asocial, sino al contrario. Es perturbadorÑ no hay máquina deseante que pueda establecerse sin hacer saltar los sectores sociales enteros."

Deleuze y Gauttari. El Anti-Edipo

Entre los dos polos de Edipo

"De ese modo se considera que la obra de arte se inscribe entre los dos polos de Edipo, problema y solución, neurosis y sublimación, deseo y verdad --- uno regresivo, bajo el que trama y redistribuye los conflictos no resueltos de la infancia, otro prospectivo, por el cual inventa las vías de una nueva solución que concierne al futuro del hombre. Es una conversión interior a la obra la que la constituye , se dice, como "objeto cultural". Desde ese punto de vista, ni siquiera hay por qué aplicar el psicoanálisis a la obra de arte, puesto que la propia obra de arte constituye un psicoanálisis logrado, "transferencia" sublime con virtualidades colectivas ejemplares."

Delueze y Gauttari

El cuerpo lleno

"La unidad primitiva, salvaje, del deseo y la producción es la tierra. Pues, la tierra no es tan sólo el objeto múltiple y dividido del trabajo, también es la entidad única e indivisible, el cuerpo lleno que se vuelca sobre las fuerzas productivas y se las apropia como presupuesto natural o divino. El suelo puede ser el elemento productivo y el resultado de la apropiación, la Tierra es la gran estasis inengendrada, el elemento superior a la producción que condiciona la apropiación y la utilización comunes del suelo. Es la superficie sobre la que se inscribe todo el proceso de la producción, se registran los objetos, los medios y las fuerzas de trabajo, se distribuyen los agentes y los productos. Aparece aquí como cuasi-causa de la producción y como objeto del deseo (sobre ella se anuda el lazo del deseo y de su propia represión). La máquina territorial es, por tanto, la primera forma de socius, la máquina de inscripción primitiva, "megamáquina" que cubre un campo social."

Deleuze y Guattari

El deseo es revolucionario

Piensen lo que piensen algunos revolucionarios, el deseo en su esencia es revolucionario, el deseo, ¡no la fiesta!-y ninguna sociedad puede soportar una posición de deseo verdadero sin que sus estructuras de explotación, avasallamiento y jerarquía se vean comprometidas. Si una sociedad se confunde con sus estructuras (hipótesis divertida), entonces, sí, el deseo la amenaza de forma esencial. Para una sociedad tiene, pues, una importancia vital la represión del deseo y aún algo mejor que la represión, lograr que la represión, la jerarquía, la explotación, el avasallamiento mismos sean deseados ... El deseo no 'quiere' la revolución, es revolucionario por sí mismo, y de un modo como involuntario al querer lo que quiere. (Deleuze, 122).

Sexualidad edipizada

"En el mundo de la sexualidad edipizada ya no hay conexión libre de los órganos entre sí, de relación de goce directo. Hay un órgano, sólo un órgano sexual, que está en el centro de la triangulación edípica, el Uno que da su sitio a los tres elementos del triángulo. Es él quien construye la falta, es él el significante despótico con relación al cual se crean las situaciones de las personas globales. Es el objeto completo suelto que desempeña en la sexualidad de nuestra sociedad el papel del dinero en la economía capitalista: el fetiche, la verdadera referencia universal de la actividad, económica en un caso, deseosa en otro. Es en relación con él que se distribuye la ausencia o la presencia: las ganas de pene de ·la chica o el miedo a la castración del chico. El sexo, para todo el mundo, es primero una palabra que designa el falo: Esta sociedad es fálica y en relación con el falo se determina la cantidad de goce posible."

Guy Hocquenghem. El deseo homosexual.

Mecánicamente hablando

Dice mi mecánico que un poco más y se me sale no sé qué y se corta no sé cual y se me clava el auto de trompa con una rueda salida. Él sí sabe cómo asustarme reproduciendo técnicamente mis peores pesadillas.



Me devolvieron el auto que era mío y me sacaron 950 pe. Eso sí: también se quedaron con el ruido a fierro roto que dicen que hacían los rulemanes de la rueda de adelante.

Es triste pero así estamos...

A UN OLMO SECO

Al olmo viejo, hendido por el rayo
y en su mitad podrido,
con las lluvias de abril y el sol de mayo
algunas hojas verdes le han salido.

¡El olmo centenario en la colina
que lame el Duero! Un musgo amarillento
le mancha la corteza blanquecina
al tronco carcomido y polvoriento.

No será, cual los álamos cantores
que guardan el camino y la ribera,
habitado de pardos ruiseñores.

Ejército de hormigas en hilera
va trepando por él, y en sus entrañas
urden sus telas grises las arañas.

Antes que te derribe, olmo del Duero,
con su hacha el leñador, y el carpintero
te convierta en melena de campana,
lanza de carro o yugo de carreta;
antes que rojo en el hogar, mañana,
ardas en alguna mísera caseta,
al borde de un camino;
antes que te descuaje un torbellino
y tronche el soplo de las sierras blancas;
antes que el río hasta la mar te empuje
por valles y barrancas,
olmo, quiero anotar en mi cartera
la gracia de tu rama verdecida.
Mi corazón espera
también, hacia la luz y hacia la vida,
otro milagro de la primavera.


Antonio Machado, 4 de mayo de 1912

Dolor maternal

PALABRAS PARA JULIA



Tú no puedes volver atrás
porque la vida ya te empuja
como un aullido interminable.

Hija mía es mejor vivir
con la alegría de los hombres
que llorar ante el muro ciego.

Te sentirás acorralada
te sentirás perdida o sola
tal vez querrás no haber nacido.

Yo sé muy bien que te dirán
que la vida no tiene objeto
que es un asunto desgraciado.

Entonces siempre acuérdate
de lo que un día yo escribí
pensando en ti como ahora pienso.

La vida es bella, ya verás
como a pesar de los pesares
tendrás amigos, tendrás amor.

Un hombre solo, una mujer
así tomados, de uno en uno
son como polvo, no son nada.

Pero yo cuando te hablo a ti
cuando te escribo estas palabras
pienso también en otra gente.

Tu destino está en los demás
tu futuro es tu propia vida
tu dignidad es la de todos.

Otros esperan que resistas
que les ayude tu alegría
tu canción entre sus canciones.

Entonces siempre acuérdate
de lo que un día yo escribí
pensando en ti
como ahora pienso.

Nunca te entregues ni te apartes
junto al camino, nunca digas
no puedo más y aquí me quedo.

La vida es bella, tú verás
como a pesar de los pesares
tendrás amor, tendrás amigos.

Por lo demás no hay elección
y este mundo tal como es
será todo tu patrimonio.

Perdóname no sé decirte
nada más pero tú comprende
que yo aún estoy en el camino.

Y siempre siempre acuérdate
de lo que un día yo escribí
pensando en ti como ahora pienso.



José Agustín Goytisolo

lunes, 18 de noviembre de 2013

Bajo la lluvia en un pájaro de papel

Por volver


Alerta Pachuca



Ay, amor, amor...
¿cómo fue que me dejaste otra vez
enredado en un por qué?
Clavado en sangre descubrí a tu corazón
latiendo verde.

Fue sin más un instante de mentira por verdad,
lo que pudo completar
un laberinto de promesas que al final
niega sus puertas.

Volé bajo la lluvia en un pájaro de
solo por volverte a ver
Sentí palabras dulces flotando de tu prisión:
Viva la revolución
(x2)

Al cruzar un mar si país hasta un país sin mar
añoraba tu querer.
Lloré memorias que escondiste en tu cuartel,
junto al silencio.

Y al lograr tenerte en mis brazos fue fatal
el momento del adiós.
Arrebatándote de mi sin compasión, quede sin voz
Y a la deriva.

Volé bajo la lluvia en un pájaro de papel,
solo por volverte a ver.
Sentí palabras dulces flotando de tu prisión:
Viva la revolución
(x2)

Solo por volverte a ver
Viva la revolucion
(x2)

Solo por volverte a ver..

Menpachuqué

Nunca dejes de bailar


Como ríe cuando baila
Como baila cuando ríe
Como siempre se hace tarde para mí
Y un don Juan la empieza a perseguir

Como sufre cuando sale
Como luce cuando llega
Y como cambia cuando pasa por aquí
Orgullosa, tímida y febril

Vienes, si tú ya no me quieres
No me quieres, me estás aniquilando
Vienes, si tú ya no me quieres para ti
(No me quieres mas)
(x2)

Como a veces te avecinas
Como siempre es tu reflejo
Como nunca importa que yo invente para ti
Los mejores juegos de jardín

A pasitos voy despacito
A intentar cambiar tu ritmo
Convidame un poco de tu libertad
Pero nunca dejes de bailar
Pero nunca dejes de bailar...

Vienes, si tú ya no me quieres
No me quieres, me estás aniquilando
Vienes, si tú ya no me quieres para ti
(No me quieres más)
(x2)

Vienes, si tu ya no me quieres
Me estas aniquilando
Es que no me quieres mas

Vienes, si tu ya no me quieres mas
Vienes, si tu ya no me quieres para ti


Fuente: musica.com
Letra añadida por matig25
Alerta Pachuca

Son geniales y le gustan a Magdalena

Alerta Pachuca


Alerta en Hurlimgham

Magda me dijo que tocaban los Alerta Pachuca en un festival cultural en la estación de Hurlingham. Que ya los había visto varias veces, que iba seguro. Al rato me dice si quiero ir. Y yo, la paja general: que cortar mi domingo de lectura papel-compu, vestirme, salir de mi gira entre la cama y este sillón.
Pero las amigas de Magda no iban y quedaba cerca y podíamos ir con el auto y había artesanías y movida cultural y otras bandas y bué, vamos.
Cuando llegamos al lugar tipo 5 de la tarde pensé que dejaba a la nena y me volvía. Más cuando apenas estacionando nos pega el grito el padre de mis hijos e hija y tenemos que caretearla saludando vecinos y todo.
Luego de la recorrida por las pocas mantas de artesanos y una banda pedorra creí que me volvía. Aguanté. Una banda más que no me gustó y Magdalena ya me veía la cara de embole. Y Gustavo vigilanteando por los alrededores.
Al final nos quedamos y vino lo bueno: una banda de Bella Vista-Obligado-San Miguel que no conocíamos, Evaristo, y que resultó muy original con sus músicos pintados y cuyo guitarrista había sido profe de Rafael. El que más me gustó fue un tema para chico, creo que era "Marcos, el veterinario" (ahora lo busco).
Y los Alerta que iban llegando y saludaban a mijita inclusive y cuando tocaron fue genial. Gustavo se había ido pero volvió con Rafa. Así que estábamos los 4. Raro que nos guste a todos lo mismo (Igual yo pensaba malvadamente que la plaza, la feria, la onda jipi es mi territorio histórico y la gente va entrando ¿vio?)
Los chicos consiguieron que el padre les comprara los dos discos de la banda y una hamburguesa. Terminamos viendo una banda más que estuvo bien pero no me llamó la atención demasiado, muy ská para mi gusto. Y una noche de luna llena espectacular.
De remate volvimos en mi auto siguiendo al de Gustavo que nos llevaba por calles enredadas entre Tesei y Morris.
Buena aventura familiar.

domingo, 17 de noviembre de 2013

¡Qué difícil nos vuelven hacernos mujer cuando lo que esto significa es hacernos gallina!

LA LLEGADA A LA ESCRITURA - HÉLÈNE CIXOUS

Hélène Cixous nació en Orán, Algeria en 1937. Es catedrática de la Universidad de París VIII, donde fundó su Centro de Estudios de la Mujer, el primero en Europa. Ha publicado extensivamente: 23 volúmenes de poemas, 6 libros de ensayos, 5 obras teatrales y numerosos artículos, entre los cuales "La Risa de la Medusa"(1976) ha sido uno de los más influyentes . Publicó Velos con Jacques Derrida, quien se refirió a ella como 'la mejor escritora viva en su lengua' (Francés). Sus obras giran en torno a los temas de los orígenes y de la identidad femenina. Es considerada una de las madres de la teoría feminista pos-estructuralista. Considera influyentes en su obra a Jacques Derrida, Sigmund Freud, Jacques Lacan y Arthur Rimbaud.

El siguiente es un extracto de su libro "La Llegada a la Escritura", Su Boca.

¿Era yo una mujer? Al revivir esta pregunta interpelo a toda la Historia de las mujeres. Una Historia hecha de millones de historias singulares, pero atravesada por las mismas preguntas, los mismos terrores, las mismas incertidumbres. Las mismas esperanzas por las que hasta hace poco sólo se abrían paso consentimiento, resignación o desesperanza. ¿Tomarme por una mujer? ¿De qué manera? Habría detestado “tomarme por” una mujer, si me hubieran tomado por una mujer.

Te agarran por los pechos, te despluman el trasero, te tiran en una cacerola, te saltean al esperma, te engrasan con aceite conyugal, te encierran en tu jaula. Y ahora, pon tus huevos.

¡Qué difícil nos vuelven hacernos mujer cuando lo que esto significa es hacernos gallina!

¡Cuántas muertes a atravesar, cuántos desiertos, cuántas regiones en llamas y regiones heladas, para llegar un día a darme el buen nacimiento! Y tú, ¿cuántas veces moriste antes de haber podido pensar, “Soy una mujer”, sin que esta frase significara: “Entonces sirvo”?

Yo he muerto tres o cuatro veces. ¿Y cuántos ataúdes te han valido de cuerpo durante cuántos años de tu existencia? ¿En cuántas carnes heladas se acurrucó tu alma? ¿Tienes treinta años? ¿Naciste? Nacemos tarde a veces. Y lo que podría ser una desgracia es nuestra suerte. La mujer es enigmática, parece. Los maestros nos lo enseñan. Hasta es, dicen, la personificación del enigma.

¿El enigma? ¿Cómo serlo? ¿Quién tiene el secreto? Ella. ¿Ella, quién? Yo no era Ella. Ni una Ella, ni ninguna.

Mi inculpación comenzó.
- ¿Sabes hacer lo que saben las mujeres? ¿Y qué saben ellas?
- Tejer – No – Coser – No – Hacer pasteles – No – Hacer niños – Pero yo… - sé hacer el niño. ¿Acaso un niño hace niños? ¿Poner orden, halagar el gusto, anticiparse a los deseos? No sé. ¿Qué sabe ella que yo no sé? Pero, ¿a quién hacerle esta pregunta?

Mi madre no era una “mujer”. Era mi madre, era la sonrisa; era la voz de mi lengua materna, que no era el francés; me parecía más bien un muchacho; o una chica; además era extranjera; era mi hija, mujer, lo era en tanto carecía de la astucia, la maldad, la avidez de dinero, la ferocidad calculadora del mundo de los hombres; en tanto desarmada. Ella me despertaba el ansia de ser un hombre, un justo como en la Biblia – para pelear contra los malos, contra los machos, los ladinos, los comerciantes, los explotadores. Yo fui su caballero. Pero estaba triste. Ser un hombre, incluso un justo, me pesaba. Y no podía ser una mujer "femenina". Hay guerras justas. ¡Pero qué pesada es la armadura!

¿Escribir? Si escribía “YO”, ¿quién hubiera sido? Podía pasar muy bien bajo “YO” en la vida cotidiana sin saber más al respecto, pero cómo hubiera hecho para escribir sin saber quién-yo? No tenía derecho. ¿Acaso la escritura no era el lugar de lo Verdadero? ¿Acaso lo Verdadero no es claro, distinto y uno? Y yo imprecisa, varias, simultánea, impura. ¡Renuncia!

¿No eres el demonio de lo múltiple? Yo exhortaba al silencio a todas las personas que me sorprendían por estar en el lugar de ‘mí’, mis innombrables, mis monstruos, mis híbridos.

No estás quieta, ¿desde dónde escribes? Yo misma me espantaba. En cuanto a mis desdichadas aptitudes para la identificación, las veía ejercerse en la ficción. “En” el Libro me hacían alguien, mis semejantes de poesía, que los había, contraía alianzas con mis prójimos de papel, tenía hermanos, mismos, sustitutos, yo misma era su hermano o su hermana fraterna a voluntad. Y en realidad, ¿no era capaz de ser una persona? Nada más que una, ¡pero yo!

Peor aún, la metamorfosis me amenazaba. Podía cambiar de color, los acontecimientos me alteraban, crecía pero casi siempre me empequeñecía, e incluso al “crecer” tuve la sensación de empequeñecer.

Ahora bien, creía como es debido en el principio de identidad, de no contradicción, de unidad. Durante años aspiré a esa homogeneidad divina. Ahí estaba con mis grandes tijeras, y en cuanto veía que rebasaba, clic, corto, ajusto, lo devuelvo todo a un personaje titulado “una mujer como se debe”.

¿Escribir? – Sí, ¿pero no hay que escribir desde el punto de vista de Dios? - ¡Qué desgracia! - ¡Renuncio, entonces!

Yo renunciaba. Eso me calmaba. Se hacía olvidar. Mis esfuerzos eran recompensados. Veía lucir mi doméstica santidad. Me aglutinaba. Me desmochaba. Estaba a punto de advenir a una-misma.

Pero, como lo supe luego, lo reprimido vuelve. ¿Es obra del azar que mi Soplo volviera en aquellos momentos específicos de mi historia en que hacía la experiencia de la muerte y del nacimiento? Por entonces, no pensaba en ello en absoluto. Si es obra del azar, quiere decir que el azar hace bien las cosas. Y que hay inconsciente.

Doy a luz. Me gusta dar a luz. Me gustaban los partos – Mi madre era partera – Siempre me agradó ver parir a una mujer. Parir “como se debe”. Llevar a cabo su acto, su pasión, dejándose llevar , pujando como se piensa, medio empujada, medio manejando la contracción, esa mujer se confunde con lo incontrolable que ella hace suyo. ¡Su bella potencia, pues! Parir del modo en que se nada, gozando de la resistencia de la carne, del mar, trabajo del soplo en el que se anula la noción de “dominio”, cuerpo a su propio cuerpo, la mujer se sigue, se une, se desposa. Está ahí. Entera. Movilizada, y es de su cuerpo que se trata, de la carne de su carne. ¡Por fin! Ella es esta vez, entre todas, de ella misma, y si se quiere así, no está ausente, no está fugándose, puede tomarse y darse a ella misma. Al mirarlas parirse, aprendí a amar a las mujeres, a presentir y desear la potencia y los recursos de la feminidad; a sorprenderme de que semejante inmensidad pueda ser absorbida, tapada, en lo cotidiano. A quién yo veía no era a la “madre”. El niño sí, la mira. Yo no. Era a la mujer en el colmo de su carne, su goce, la fuerza por fin liberada, manifiesta. Su secreto. Si te vieras, ¿cómo no te amarías? Ella pare. Con la fuerza de una leona. De una planta. De una cosmogonía. Tira. Riendo. ¡Y tras las huellas del niño, una ráfaga del Soplo! ¡Un ansia de texto! ¡Confusión! ¿Qué le pasa? ¡Un niño! ¡Papel! ¡Ebriedades! ¡Yo desbordo! ¡Mis pechos desbordan! Leche. Tinta. La hora de dar de mamar. ¿Y yo? Yo también tengo hambre. ¡El sabor de leche de la tinta!

Escribir: como si aún tuviera ansia de gozar, de sentirme plena, de pujar, de sentir la fuerza de mis músculos, y mi armonía, estar embarazada y en el mismo momento procurarme las alegrías del alumbramiento, las de la madre y las del niño. A mí también darme nacimiento y leche, darme el pecho. La vida llama a la vida. El goce quiere relanzarse. ¡Otra vez! No escribí. ¿Para qué? La leche se me ha subido a la cabeza...

Otro día, hago un niño. Este niño no es un niño. Era quizás una planta, o un animal. Vacilo. Todo sucedía como si lo que había imaginado siempre se reprodujera en la realidad. Produjera la realidad. En esa ocasión descubrí que no sabía dónde comienza lo humano y lo no humano, ¿qué diferencia hay entre lo humano y lo no humano? Entre la vida y la no-vida. El “límite”, ¿acaso existe? Las palabras eran traspasadas, su sentido huía. Un soplo se abisma. El niño muere. No muere. Imposible hacer un duelo. Por todas partes hay un ansia de escribir. Este es justo el momento, me digo, severa. Me llevan ante el juez: “¿Quieres hacer un texto cuando no eres capaz de hacer un niño propiamente? Antes vuelve a dar tu examen.”
- Una madre haría las cosas mejor, ¿lo reconoces?
- Sí.
- ¿Quién eres? – Lo sé cada vez menos. Renuncio.

En verdad no tengo ninguna “razón” para escribir. Todo viene de ese viento de locura.

Y sin remedio, salvo la violencia o la coacción. Imposible de prevenir. ¡El Soplo, qué desgracia!

¿Vas a callarte? Me acallan. Que la amordacen. Que la pongan en silencio. Que le tapen lo oídos. Me la cierro. Me examinan. Algo no marcha bien en este organismo. Este corazón no es normal. Late demasiado rápido, corre demasiado fuerte.
- Entonces, me dice el doctor, ¿queremos escribir?
- Un dolorcito en la garganta, dije, anginosa de espanto.

Él me revisa de pies a cabeza, me corta en pedacitos, me encuentra los muslos demasiado largos y los pechos demasiado pequeños.

- Abra la boca, muestre eso.
Abro la boca, hago Aah, saco la lengua. Tengo tres. ¿Tres lenguas? Perdóneme. Y él además sabe que tengo una o dos que no están enganchadas allí, o quizás una sola pero cambiante y multiplicante, una lengua de sangre, una lengua de noche, una que atraviesa mis regiones en todos los sentidos, que enciende sus energía, las arrastra y hace hablar a mis horizontes secretos. No le digas, no le digas. ¡Te cortaré las lenguas, te desplumaré los dientes! “Abra los ojos, meta la lengua adentro”. Obedezco. El Maestro me dice: “Vaya al mercado de la ciudad, descríbalo. Si lo reproduce bien, le darán un permiso de escritura”. No conseguí permiso.

Todos los años, un Súperhombre me dice: “Antes de pasar a la tinta, dime: ¿sabes hablar como un obrero?”
- No.
“¿Sabes quién soy?”. – “Sí, claro, digo, un Superhombre capitalista-realista. El Maestro de la Repetición. El Anti-Otro en padre-persona”.

Me rehace su centésima reescena: todos los años es la remisma. “Creen que usted está aquí: Y usted está ahí. Un día dicen: esta vez la tengo, es ella seguro. Esa mujer está a punto. Y no han terminado de tirar de los cordones de la bolsa que la ven entrar a usted por la otra puerta. Al final, ¿quién es? Si no es nunca la misma, ¿cómo quiere que la reconozcan? Por otra parte, ¿cuál es su nombre principal? El público quiere saber lo que compra. Lo desconocido no se vende. Nuestros clientes piden cosas simples. Usted está siempre llena de dobles, con usted no se puede contar, hay otra en su misma. Háganos una Cixous homogénea. Se ruega reiterarse. Ningún imprevisto. Alteración, muy poca para nosotros. ¡Alto! Descanso. ¡Repetición!

“De futuro, nadie quiere nada. Dennos pasado clasificado, envejezcan. Sobre todo no nos desorienten. Así y todo, ya van cinco mil años que vivimos con ustedes. Las mujeres, ya se saben lo que son. Hace treinta años que tengo una”.


De Hélène Cixous: La Llegada a la Escritura.-1ª ed. – BsAs: Amorrortu, 2006


Tomado de http://lalibelulamagica.blogspot.com.ar/2009/03/la-llegada-la-escritura-helene-cixous.html

Oye a los ángeles recriminándola

InstantÁneas de una nuera




Adrienne Rich










1


Tú, antaño una beldad en Shreveport,
con cabellos teñidos de henna,
la piel como un capullo de melocotón,
aún te haces vestidos copiados de aquella época,
y tocas un preludio de Chopin
del que Cortot dijo: «Deliciosos recuerdos
fluyen como perfume a través de la memoria.»

Tu mente ahora,
desmoronándose como una tarta nupcial,
cargada de experiencias inútiles, rica
en sospechas, rumores, fantasías,
rompiéndose bajo el filo del cuchillo
de la realidad. En la plenitud de tu vida.

Excitada, colérica, tu hija
seca las cucharas, crece de otra forma.


2


Golpeando la cafetera en el fregadero
oye a los ángeles recriminándola, y mira hacia fuera
más allá de los jardines rastrillados, al sucio cielo.
Hace sólo una semana le dijeron: No seas paciente.

La vez siguiente fue: Sé insaciable.
Luego: Sálvate a ti misma; no puedes salvar a otros.
A veces deja que el agua del grifo le escalde el brazo
que una cerilla arda hasta quemarle la uña del pulgar,
o mantiene la mano sobre el escape de la tetera
justo sobre el denso vapor. Son ángeles probablemente,
ya que a ella ya nada le duele, excepto
la arenilla que cada mañana se le mete en los ojos.



3.


Una mujer que piensa duerme con monstruos.
Se convierte en el pico que la agarra. Y la Naturaleza,
ese arcón de tempora y mores,
con tapas alabeadas, todavía útil,
se atiborra con todo ello: las mohosas flores de naranjo,
las píldoras femeninas, los tremendos senos
de Boadicea bajo lisas cabezas de zorro y orquídeas.

A través del cristal tallado y la mayólica
oigo gritar a dos atractivas mujeres, enzarzadas en una discusi6n,
las dos orgullosas, agudas, sutiles,
como Furias arrinconadas lejos de su presa:
el discurso ad feminam, te clavo
todos los viejos cuchillos que se han oxidado en mi espalda,
ma semblable, ma soeur! °


° Irónicamente Rich varía el célebre apóstrofe que aparece en el poema «Au Lecteur» de Charles Baudelaire: «Hypocrite lecteur!-mon semblable,
-mon frère»!



4.


Reconociéndose demasiado bien la una en la otra:
sus cualidades no sólo deleite, sino una espina,
la punzada afilada contra el menor signo de desprecio...
Leyendo, mientras espera
que la plancha se caliente,
escribiendo, My Life had stood -a Loaded Gun- °
en esa despensa de Amherst mientras las confituras hierven y se pudren,
o más a menudo,
con ojos férreos y pico y resuelta como un pájaro,
limpiándolo todo en el trastero cotidiano de la vida.


°Poema número 754 de Emily Dickinson.



5.


Dulce ridens, dulce loquens,
se depila las piernas hasta que relucen
Como colmillo de mamut petrificado.


6.


Cuando con su laúd canta Corina °1
ni las palabras ni la música son suyas;
sólo el largo pelo que le roza
la mejilla, sólo la canción
de seda en sus rodillas
y éstas
se acomodan en un parpadeo.

Suspendida, temblando e insatisfecha, frente
a.una puerta abierta, esa jaula de jaulas,
dinos, tú, pájaro, tú, trágica máquina-
¿es éste un fertilisante douleur? Inmovilizada
por el amor, para ti el único acto natural,
¿están tus filos más preparados
para penetrar los secretos de la cripta? ¿Te ha enseñado la Naturaleza
sus libros de cuenta a ti, nuera,
que sus hijos nunca vieron?


Corina °1 Primer verso de un poema de Thomas Campio



7.


«Contar en este mundo incierto con algún refugio
que no pueda ser destruido, es
de primordial importancia.» °1

Así escribió
una mujer, en parte valiente y en parte buena,
que luchó contra lo que apenas comprendía.
Pocos hombres en su entorno harían o podrían hacer más,
de ahí que la llamaran arpía, fiera y puta.


°1 Frase de Mary Wollstonecraft (1759-1797), escritora inglesa y apasionada defensora de la igualdad social y educativa para las mujeres. La cita se ha tomado de "Thoughts on the Education of Daughters".




8.


«Todas morís a los quince», dijo Diderot,
y se convirtió en parte en leyenda y convenci6n.
Sin embargo, ojos sueñan de manera imprecisa
tras cerradas ventanas brumosas por el vapor.
Deliciosamente, todo lo que podríamos haber sido,
todo lo que fuimos -fuego, lágrimas,
ingenio, gusto, ambición martirizada-
agita como el recuerdo de un adulterio no consumado
el exhausto y fláccido pecho de nuestra madurez.



9.


¿No que se hagan bien las cosas, sino
que se hagan siquiera? °3Cierto, ¡piensa
en la posibilidad! U olvídala para siempre.
Este lujo de la criatura precoz,
preciada inválida cr6nica del Tiempo-
¿renunciaríamos a él, queridas, si pudiéramos?
Nuestra ruina ha sido nuestra ventaja:

el simple ingenio nos bastaba-
brillo en fragmentos y borradores.

No suspiréis más, señoras.
El tiempo es hombre
y en sus copas brinda por la belleza.
Desconcertadas por las galanterías, oímos
alabar nuestras mediocridades,
considerar abnegación la indolencia,
elegante intuición el pensamiento desordenado,
cada desliz se perdona, nuestro crimen
es sólo hacer marcada sombra
o romper el molde sin vacilar.

Para eso, celdas de aislamiento,
gases lacrimógenos, bombardeos de dolor.
Pocas son las aspirantes a tal honor.



°3 Frase misógena atribuida a Samuel Johnson: «Una mujer que predica es como un perro que camina sobre sus patas traseras: no es que lo haga bien, lo que te sorprende es que lo haga siquiera».



10.


Bien,
le ha llevado mucho tiempo llegar, a ella que debe ser
más despiadada consigo misma que la historia.
Mente al viento, la veo zambullirse
desafiante, moviéndose por las corrientes,
bañada por la luz
Can bella, al menos, como cualquier muchacho
o helicóptero,
firme, acercándose todavía,
sus finas hélices estremeciendo el aire
pero su carga
no será una promesa entonces:
entregada
palpable
nuestra.


Versión de María Soledad Sánchez Gómez

Una mujer que piensa duerme con monstruos

Adrienne Rich, poeta venerada del feminismo


Analizó las divisiones instauradas en razón de sexo o raza
29 MAR 2012 -

La poeta estadounidense Adrienne Rich. / CORDON


El pasado martes la poeta y ensayista Adrienne Rich (Baltimore, 1929) moría a los 82 años en Santa Cruz, California, donde vivía desde 1976 en compañía de la también escritora y editora Michelle Cliff, quien desde 1970, tras la disolución de un matrimonio en el que había sido madre de tres hijos, sería su compañera hasta el final de su vida. Dentro del movimiento feminista fue una de sus más veneradas representantes y, gracias a sus brillantes ensayos y análisis críticos, una indiscutible y obligada referencia de las teorías y estudios sobre la mujer.

Inteligente y provocadora, era una de las poetas de mayor talento de EE UU y del panorama general de la poesía en lengua inglesa. Prestigiada y premiada desde sus inicios (W. H. Auden elogió y prologó su primer libro de poemas en 1951), recorrió sin embargo un largo camino de exploración poética y de autoanálisis existencial, cruciales en el cuestionamiento activo del patriarcado institucional, de la autoridad y la tradición literaria masculinas, convirtiéndose en una de las conciencias críticas más independientes y una de las voces femeninas más importantes de la historia.

Tras décadas de trabajo como escritora y activista comprometida, sus agudas reflexiones personales han articulado, con sorprendente precisión, problemas y cuestiones relativas a la liberación de la mujer reflexionando sobre su identidad y conciencia individuales, y sobre el papel de la escritura dentro de esos planteamientos. Su discurso poético y teórico mantiene un alto grado de atención crítica y lectora, pero es a partir de los años sesenta con Instantáneas de una nuera (1963) cuando se revela profundamente personal, capaz de romper todos los límites impuestos expandiendo el alcance de su obra. Ella misma se coloca en el centro de una irreprochable escritura deudora de una destacada tradición femenina, para crear una identidad y un lenguaje que, con manifiesto vigor e inteligencia, trascienden radicalmente su propia ideología. Rich lleva hasta sus últimas consecuencias ese eslogan surgido en el corazón del feminismo —lo personal es político—, teniendo muy clara la importancia radical que la experiencia personal de las mujeres desempeña como fuente y recurso para construir su futuro. Basta recordar su mítico libro en prosa Nacemos de mujer (1976), que es todavía uno de los mayores clásicos de la literatura femenina.

Una escritura siempre en primera persona, que relaciona conciencia y pensamiento. Prosa y poesía se muestran como el haz y el envés de un pensamiento donde la reflexión profunda del ensayo sostiene la realización explícita del poema. Esa coherente integridad entre pensamiento y acción se expresa en la corporeidad de un lenguaje ejemplo de compromiso incorruptible con el progreso y la conciencia de ser mujer. Su obra estudia y analiza las divisiones y dualidades instauradas en razón del sexo y la sexualidad, la raza o las creencias, poniendo en primer plano sus directas conexiones con el racismo, los prejuicios y la ceguera de clase o el antisemitismo. Aboga por equiparar el movimiento de los derechos civiles al de liberación de la mujer, y en uno de sus más famosos ensayos, Heterosexualidad obligatoria y existencia lesbiana, estudia la historia y la identidad lesbianas como elemento de ruptura de la cultura y la política heterosexuales, elaborando una perspectiva capaz de tener en cuenta todas las diferencias entre mujeres, hombres, lugares, épocas, culturas, condiciones, clases y movimientos a la hora de reconocer la experiencia individual en la esfera política. Vida y obra se hicieron inseparables en quien sabía que “una mujer que piensa duerme con monstruos”. Cuando le otorgaron en 1974 el Premio Nacional del Libro, y en desacuerdo con la política de Bill Clinton, lo rechazó en forma individual para recibirlo en nombre de todas las mujeres, junto con las nominadas poetas negras Alice Walker y Audre Lorde. Uno de los muchos ejemplos de honestidad y compromiso de quien demostró que la literatura todavía puede reclamarnos responsabilidades.



Tomado de http://cultura.elpais.com/cultura/2012/03/29/actualidad/1333053379_820956.html

Ningún sol podía enterrar sus pies en la sombra

Árboles



Adrienne Rich



Desde el interior, los árboles avanzan hacia el bosque,
el bosque que estuvo vacío todos aquellos días,
donde ningún pájaro podía posarse,
ningún insecto esconderse,
y ningún sol podía enterrar sus pies en la sombra;
en el bosque vacío de esas noches,
los árboles abundarán por la mañana.

Las raíces se esfuerzan toda la noche
por desprenderse de las grietas
en el suelo de la terraza.
Las hojas se retuercen hacia los vidrios,
pequeños vástagos endurecidos por el esfuerzo
largas y torcidas ramas que se desprenden con dificultad
bajo el techo, como pacientes recién dados de alta,
medio-aturdidos, dirigiéndose
hacia las puertas de la clínica.
Aquí me acomodo. Las puertas se abren hacia la terraza,
escribo extensas cartas
donde apenas menciono el bosque
y su partida de la casa.
La noche está fresca, la luna entera brilla
en un cielo aún abierto.
El aroma de hojas y liquen
llega como una voz a las habitaciones.
Mi mente está plena de susurros
que permanecerán en silencio mañana.
Escucha. Los vidrios se quiebran,
se tambalean los árboles
Hacia la noche. El viento
se apresura a recibirlos.
Como un espejo la luna se ha quebrado
y en la copa del roble más alto
relampaguean ahora sus fragmentos.

1963

Versión de Myriam Díaz-Diocaretz

sábado, 16 de noviembre de 2013

Chavela

Una de las marcas de infancia de mis hijos e hija fue la verguenza de que yo escuchara a "la vieja borracha". Cerraban los postigos para que no escucharan los vecinos. Magda me gastaba con el "ponme la mano aquí, Maporina" (sic).
El otro día le veo de fondo de celu una foto de Frida Khalo. Ya me había dicho que le gustaba y yo ya había fingido no sentirme orgullosa de sus decisiones y gustos tan cercanos a los de mamita (que hay que dejar espacio a las rebeldías antiparentales). Lo que no pude aguantarme es matarme de risa al ver quién posaba amorosamente, muy joven, al lado de Frida. Le digo a Magda si sabe quién es la otra mujer: "La vieja borracha de joven", le digo. "Noooooooo", me dice, pero le traigo la autobiografía de La Vargas y la devora. Claro, luego de dejarla varios días, o semanas o meses tirada por ahí diciendo que ni en pedo la leía.


Tortatortitatortón

Magda y yo en la Marcha del Orgullo. Ella con la remera que dice Tortatortitatortón. De la mano o del brazo en medio de la gente más feliz que he visto en mi vida. Una mina nos para, nos pregunta una calle, nos dice: "Gracias, locas, buena onda, ¿son pareja, no? Linda pareja hacen."
Magda dice que torta sí pero bagayera como para salir con una vieja como yo, no. Yo digo que torta sí pero pedófila, no.

No es inyectable, no se chupa, no idiotiza

No te lo puedo decir
Liliana Felipe










No te lo puedo decir
porque no tiene sentido.
No te lo puedo decir
porque tú sabes que yo sé que ya lo sabes.
No tiene tiempo. No se detiene.
No se contrata. No se distribuye.
No es inyectable, no se chupa, no idiotiza.
No está en el Súper, no ve, no suaviza.
No tiene precio. No está en la Bolsa.
No paga impuestos igual que Televisa.
(No son los choros del Banco de Galicia)
No es compatriota de nadie, no va a misa.
No es un mafioso que el Papa canoniza.

No tiene madre. No tiene abuela
Tampoco tiene santo . Tampoco tiene vela.
No dá dolor, tumor, rubor, no cicatriza.
No está a la venta, no se vé, no se cotiza.
No se desea. No se seduce..
No se decide. Ni se desdice.
No es un espejo, no es un templo, no da risa.
No tiene angustia, ni se sicoanaliza.
Es enemigo del gobierno y los poderes.
Es un brillante ritual frente al vacío.
Es una cosa extraordinaria de la vida.
Qué Es? No te lo puedo decir.

Cuánta vaginalidad

Las histéricas









Las histéricas somos lo máximo...
las histéricas somos lo máximo...
extraviadas, voyeristas, seductoras compulsivas,
finas divas arrojadas al diván de Freud.. y de Lacan.

¡Ay, Segismundo, cuanta vanidad!
Infantiloide malsano, el orgasmo clitoriano.
¡Ay, Segismundo, cuanta vaginalidad!
El orgasmo clitoriano, se te escapa de la mano.

¡Ay, Segismundo! De tan macho, ya no encajas.
No me digas que el placer es pura paja.

Por lo demás, correspondo a tus teorías:
estoy llena de manías, sueños, fobias y obsesiones;
sólo tu envidia del pene y el diván de tus eunucos
administra mis pulsiones compulsivas.

¡Cómo me duele este mundo, Segismundo!
La parálisis, la envidia, la neurosis nos gobierna...
¡Cómo me duelen los pobres, cómo jode la miseria!
Ora sí que lo de menos es la histeria.

Las histéricas somos lo máximo...
las histéricas somos lo máximo...
solidarias, fabulosas, planetarias, amorosas,
superegos moderados, cunnilingus para todas a placer.

¡Ay, Segismundo, cuanta vanidad!
Infantiloide malsano, el orgasmo clitoriano.
¡Ay, Segismundo, cuánta vaginalidad!
El orgasmo clitoriano, se te escapa de la mano.

¡Ay, Segismundo! De tan macho, ya no sé
si poner punto final o...ponerle “punto G”.

Autora: Liliana Felipe

jueves, 14 de noviembre de 2013

Olvidá

Esqueça se ele não te ama
Esqueça se ele não te quer
Não chore mais não sofra assim
Porque posso te dar amor sem fim
Ele não pensa em querer te
Te faz sofrer e até chorar.

martes, 12 de noviembre de 2013

Centrifugación y centripetación

Estoy en lo que se llama “período de centrifugación”. Algo intangible en mí aleja a la gente de mí. También hay períodos opuestos, de centripetación, y ahí se me pega todo el mundo y no doy abasto para recibir gente. Hay que tener paciencia y esperar que la cosa cambie.

Mario Levrero.

La muerte ajena y la coraza

"La tristeza ante la muerte ajena es algo que no entiendo muy bien, o sí, entiendo que es la tristeza por uno mismo y no por el muerto, de quien no hay nada que lamentar -tristeza por lo que a uno le falta, por lo que a uno le faltó decir y hacer, por la culpa real o imaginaria-. Y el espanto porque, mientras mi padre vivía, de un modo mágico era como una coraza contra mi propia muerte. El que tendría que vérselas con la muerte era él, y no yo. Y en el mismo momento en que él me faltó, me quedé yo enfrentado, mano a mano, con esa buena señora. Sin coraza."


Mario Levrero. La novela luminosa.

Levrero y su alumna han soñado cosas semejantes

"Nunca puedo saber si lo que estoy pensando, o lo que se me ocurre, ha surgido de mi mente, por un proceso mío, o si viene de afuera, de otra mente. Y se me vuelve a plantear el tema de los límites del yo, y el tema de la tangibilidad de lo que llamamos individuo. Recuerdo una cita que leí hace un tiempo, atribuida a Einstein (cito de memoria, claro): "Que nos percibamos como individuos separados no es más que una ilusión óptica"


Mario Levrero. La novela luminosa.

Entretejer tu vida

“Amigo lector: no se te ocurra entretejer tu vida con tu literatura. O mejor sí; padecerás lo tuyo, pero darás algo de ti mismo, que es en definitiva lo único que importa. No me interesan los autores que crean laboriosamente sus novelones de cuatrocientas páginas, en base a fichas y a una imaginación disciplinada; solo transmiten una información vacía, triste, deprimente, y mentirosa, bajo ese disfraz de naturalismo. Como el famoso Flaubert. Puaj.”


Mario Levrero. En La novela luminosa.

lunes, 11 de noviembre de 2013

Ángeles de la guarda

Siempre me he encontrado con ángeles de la guarda a lo largo de mi vida: amigos, amigas que me cuidan o gente común, vecinos, conocidos, desconocidos que me hacen la red que impide que me estrole contra el piso.
Dos hoy: Patricia Bence Castilla de Editorial Ruinas Circulares que me alegró completamente la tarde y me hizo prometer que voy a seguir participando y el mecánico de la cuadra donde quise estacionar mi pobrecito dodge que me recomendó que lo cambie de lugar porque ahí me lo iban a rayar los colectivos: "Por el auto, le digo ¿vio? Yo tengo uno igual y me gusta que no le pase nada", me dijo.

Cualquier pendejo puede ser un buen perdedor

EL OFICIO DE ESCRITOR



COMO SER UN GRAN ESCRITOR
tienes que cojerte a muchas mujeres
bellas mujeres,
y escribir unos pocos poemas de amor decentes
y no te preocupes por la edad
y los nuevos talentos.
Sólo toma más cerveza, más y más cerveza.
Anda al hipódromo por lo menos una vez
a la semana
y gana
si es posible.
aprender a ganar es difícil,
cualquier pendejo puede ser un buen perdedor.
y no olvides tu Brahms,
tu Bach y tu
cerveza.
no te exijas.
duerme hasta el mediodía.
evita las tarjetas de crédito
o pagar cualquier cosa en término.
acuérdate de que no hay un pedazo de culo
en este mundo que valga más de 50 dólares
(en 1977).
y si tienes capacidad de amar
ámate a ti mismo primero
pero siempre sé consciente de la posibilidad de
la total derrota
ya sea por buenas o malas razones.
un sabor temprano de la muerte no es necesariamente
una mala cosa.
quédate afuera de las iglesias y los bares y los museos
y como las arañas, sé
paciente,
el tiempo es la cruz de todos.
más
el exilio
la derrota
la traición
toda esa basura.
quédate con la cerveza,

la cerveza es continua sangre.
una amante continua.
agarra una buena máquina de escribir
y mientras los pasos van y vienen
más allá de tu ventana
dale duro a esa cosa,
dale duro.
haz de eso una pelea de peso pesado.
haz como el toro en la primer embestida.
y recuerda a los perros viejos,
que pelearon tan bien:
Hemingway, Celine, Dostoievski, Hamsun.
si crees que no se volvieron locos en habitaciones minúsculas
como te está pasando a ti ahora,
sin mujeres
sin comida
sin esperanza...
entonces no estás listo
toma más cerveza.
hay tiempo.
y si no hay,
está bien
igual.




De CHARLES BUKOWSKI

domingo, 10 de noviembre de 2013

La lluvia y el viento, la túnica y la lámpara



Maldije la lluvia que, azotando mi techo,
No me dejaba dormir.
Maldije al viento que me robaba las flores de mis jardines.
Pero tú llegaste y alabé a la lluvia.
La alabé cuando te quitaste la túnica empapada.
Pero tú llegaste y alabé al viento,
Lo alabé porque apagó la lámpara.



Wu Kieng (Siglo XIX)

Una visión irónica, un sentido lúdico y un compromiso con la provisionalidad

"Si bien una práctica queer propone deshacer la (no tan) breve cárcel de los términos identitarios (o de la identidad terminante), vale la pena investigar su función. La exploración del laberinto de las identidades sexuales transgresivas, sean de personas o de textos o de prácticas, consciente de que la identidad sexual de un texto es una metáfora y la de una persona bien puede ser una ficción (es decir una narrativa formulada bajo unas pautas culturales preestablecidas y naturalizadas), es una empresa profundamente queer. Requiere una visión irónica, un sentido lúdico y un compromiso con la provisionalidad. Su proyecto es desestabilizador; parecido al de la fi gura del estafador (trickster) de muchas culturas tradicionales, que mezcla lo serio con lo cómico, lo masculino con lo femenino, el placer con la destrucción, la vida con la muerte."


Amy Kamisnky, en "Hacia un verbo queer".

Es mi verdad la que cuento, la que me da mi memoria, la que elabora mi escritura…

Discusiones
A continuación, exponemos una recopilación de algunas definiciones sobre la autoficción ofrecidas por diversos expertos en el tema. Aunque ninguna parece todavía adecuada para dar cuenta de las características de esta caprichosa forma de escritura, ofrecen acercamientos interesantes.

Philippe Lejeune
Le héros d’un roman déclaré tel, peut-il avoir le même nom que l’auteur? Rien n’empêcherait la chose d’exister, et c’est peut-être une contradiction interne dont on purrait tirer des effets intéressants. Mais dans la pratique, aucun exemple ne se présente à l’esprit d’une telle recherche…
(Le pacte autobiographique, Seuil, 1975, p. 31.)

El héroe de una novela declarada así, ¿puede tener el mismo nombre que el autor? Nada impediría que la cosa existiera, y es tal vez una contradicción interne de la que se podrían extraer efectos interesantes. Pero en la práctica, ningún ejemplo viene se ajusta a esta búsqueda…

L’avertissement de Doubrovsky rejoint les précautions oratoires de tant d’autobiographes: c’est ma verité que je dis, celle que me livre ma mémoire, celle qu’elabore mon écriture (…) Pour que le lecteur envisage une narration apparemment autobiographique comme une fiction, comme une “autofiction” il faut qu’il perçoive l’histoire comme impossible, ou comme incompatible avec une information qu’il possède déjà. Quand Dominique Rolin raconte, dans Le Gâteau des morts, roman (Denöel, 1982), l’agonie et la mort de Dominique Rolin, au mois d’août 2000, en nous livrant son monologue intérieur, nous lisons effectivement l’histoire comme jeu et comme hypothèse. Il en est de même quand nous lisons le cinquième volume de la série “autobiographique” de Cavanna, Maria (Belfond, 1985) qui peint des épisodes de la vie de Cavanna en 1989 ou 1990.
(Moi aussi, Seuil, 1986, pp. 64,65.)

La advertencia de Doubrovsky reune las precauciones oratorias de tantas autobiografías: es mi verdad la que cuento, la que me da mi memoria, la que elabora mi escritura… Para que el lector encare una narración aparentemente autobiográfica como una ficción, como una «autoficción» hace falta que perciva la historia como imposible, o como incompatible con la información que ya posee. Cuando Dominique Rolin cuenta, en Le Gâteau des morts, novela (Denöel, 1982), la agonía y la muerte de Dominique Rolin, en el mes de agosto de 2000, dejándonos su monólogo interior, leemos efectivamente la historia como un juego y como una hipótesis. Igual sucede cuando leemos el quinto volumen de la serie «autobiográfica» de Cavana, Maria (Belfond, 1985), que pinta episodios de la vida de Cavanna en 1989 o 1990.

Vincent Colonna
[…] une première définition: une autofiction est une oeuvre littéraire par laquelle un écrivain s’invente une personnalité et une existence, tout en conservant son identité réelle (son véritable nom). Bien qu’intuitive, celle-ci permet de dessiner les contours d’une vaste classe, d’une riche ensemble de textes: une contrée littéraire semble émerger des limbes de la lecture. C’est aussi un nouveau visage et une nouvelle cohérence que paraissent acquérir certaines oeuvres: toute une théorie d’écrivains réputés “mythomanes”, de Restif à Grombowicz, dont les fabulations prennent soudain une valeur littéraire (…) Que peuvent avoir en commun La Divine Comédie et la trilogie allemande de Céline, Moravagine et la Recherche, Siegfried et le Limousin et Cosmos, le Quichotte et Aziyadé? Ils présentent pourtant la propriété commune d’être fictifs et d’enrôler leur auteur dans le monde imaginaire qui leur est propre.
(L’autofiction, esssai sur la fictionnalisation de soi en littérature, Mémoire de doctorat, EHESS, 1989, I, p. 34.)

Una primera definición: una autoficción es una obra literaria por la cual un escritor se inventa una personalidad y una existencia, conservando su identidad real (su verdadero nombre). Aunque intuitiva, esta permite dibujar los contornos de una vasta clase, de un rico conjunto de textos: un paraje literario parece emerger de los limbos de la lectura. Es también un nuevo rostro y una nueva coherencia la que parecen adquirir ciertas obras: tota una teroría de escritores reputados como “mitómanos”, de Restif a Grombowicz, cuyas fabulaciones toman de repente un valor literario (…) ¿Qué pueden tener en común la Divina Comedia y la trilogía alemana de Céline Moravagine y la Búsqueda, Siegfried et le Limousin y Cosmos, Don Quijote y la Aziyadé? Presentan sin embargo la propiedad común de ser ficticios y de enrolar a sus autores en el mundo imaginario que les es propio.

Jacques Lecarme
[…] l´autofiction est d´abord un dispositif très simple: soit un récit dont auteur, narrateur et protagoniste partagent la même identité nominale et dont l´intitulé générique indique qu´il s´agit d´un roman.
(“L’autofiction: un mauvais genre?”, Autofictions et Cie. Cahiers RITM, Université de Paris X, n.º 6 (1993), pp. 227-249, p. 227.)

La autoficción es de primeras un dispositivo muy simple: un relato cuyo autor, narrador y protagonista comparten la misma identidad nominal y cuyo subtítulo genérico indica que se trata de una novela.

Marie Darrieussecq
Si, à la lecture, on ne peut faire la part des choses entre l’engagement illocutoire «serieux» d’une autobiographie et le «désengagement», ou engagement feint, d’un roman à la première personne, l’autofiction, ambiguë à plus d’un titre, pose d’une façon tout à fait nouvelle le problème de l’«engagement» vu sous l’angle de la parole: se présentant à la fois comme roman à la première personne et comme autobiographie, l’autofiction ne permet pas au lecteur de disposer des clés pour différencier l’énoncé de realité et l’énoncé de fiction. […]
Dans tous les cas, il ne s’agit pas là d’un «truc» littéraire mais bien, avec combien de dignité, de la création d’un sens que seule la forme autofictive pouvait produire.
(“L’Autofiction, un genre pas sérieux”, Poétique, 107 (septiembre 1996), pp. 369-380.)

Si, en la lectura, no se puede hacer distinciones entre el compromiso ilocutorio “serio” de una autobiografía y la “falta de compromiso”, o el compromiso fingido, de una novela en primera persona, la autoficción, ambigua en más de un sentido, plantea de forma completamente nueva el problema del “compromiso” visto desde el ángulo de la palabra: presentándose a la vez como una novela en primera persona y como una autobiografía, la autoficción no permite al lector disponer de las claves para diferenciar el enunciado de realidad del enunciado de ficción. (…)

En todo caso, no se trata de un “truco” literario sino más bien, con cuánta dignidad, de la creación de un sentido que sólo la forma autoficticia podía producir.

Jenny Laurent
Le mot [autofiction] est donc très répandu. Que signifie-t-il exactement? On peut d’abord remarquer que c’est ce qu’on appelle un mot-valise, suggérant une synthèse de l’autobiographie et de la fiction. Mais la nature exacte de cette synthèse est sujette à des interprétations très diverses.
Dans tous les cas, l’autofiction apparaît comme un détournement fictif de l’autobiographie. Mais selon un premier type de définition, stylistique, la métamorphose de l’autobiographie en autofiction tient à certains effets découlant du type de langage employé. Selon un second type de définition, référentielle, l’autobiographie se transforme en autofiction en fonction de son contenu, et du rapport de ce contenu à la réalité.
(“L’autofiction, Méthodes et problèmes”, Genève: Dpt de français moderne, 2003, http://www.unige.ch/lettres/framo/enseignements/methodes/autofiction)

La palabra [autoficción] está pues muy extendida. ¿Qué significa exactamente? Se puede, primero, remarcar que eso que llamamos una palabra-cajón que sugiere una síntesis de autobiografía y de ficción. Pero la naturaleza exacta de esta síntesis está sujeta a interpretaciones muy diversas.

En todos los casos, la autoficción aparece como un giro ficticio de la autobiografía. Mero según un primer tipo de definición, estilística, la metamorfosis de la autobiografía en autoficción tiende a ciertos efectos que se derivan del tipo de lenguaje empleado. Según un segundo tipo de definición, referencial, la autobiogrfía se transforma en autoficción en función de su contenido, y de la relación de ese contenido con la realidad.

Manuel Alberca
¿En qué medida la autoficción entra en colisión y competencia con los géneros autobiográficos? Dicho sea a manera de dilema: a) ¿se trata de una forma narrativa avanzada de hablar de sí mismo fuera de las constricciones del género canónico de las autobiografías y de las memorias convencionales? Es decir, una manera de hablar del yo y desde el yo sin énfasis, en consonancia con lo que ya había enunciado algún tiempo antes Roland Barthes: “¿Por qué no hablaría yo de mí mismo, cuando ese mí mismo no es sí mismo?”. O por el contrario: b) ¿se trata de escapar, una vez más, al compromiso y al control del lector, de refugiarse en la ficción, por definición incomprobable, como un desconfiado sabueso autobiográfico podría barruntar? La primera pregunta plantea las posibilidades de renovación del discurso autobiográfico. La segunda sugiere que quizá la autoficción podría ser un nuevo refugio para el sempiterno pudor hispánico.
En lo que a mí respecta, las respuestas deberán esperar.
(“El pacto ambiguo”, Boletín de la Unidad de Estudios Biográficos, (1996), pp. 16,17)


Tomado de http://autoficcion.es/?page_id=24

Yocasta queer-Electra queer

En la Marcha nos dijeron que hacemos linda pareja.

Lunes por la madrugada...

Yo cierro los ojos y veo tu cara
que sonríe cómplice de amor...